Público
Público

Renfe recibe 1.378 solicitudes de adhesión a su plan de bajas, el doble de las ofertadas

El plan de desvinculaciones de 2017 pactado con los sindicatos irá asociado a una tasa de reposición.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Un tren de Cercanías de Renfe en una estación en el País Vasco. E.P.

Un tren de Cercanías de Renfe en una estación en el País Vasco. E.P.

Renfe ha recibido solicitudes de adhesión a su plan de bajas incentivadas de un total de 1.378 trabajadores, una cifra que duplica a las 765 bajas que el programa de desvinculaciones voluntarias contempla para este año, equivalentes al 5,7% de su plantilla total de la empresa.

La compañía ferroviaria pública procederá ahora a ordenar las peticiones de dejar la empresa recibidas en función de los criterios establecidos en el plan con el fin de determinar los trabajadores que finalmente se incluirán en el mismo.

En concreto, 500 bajas se determinarán en función de los cupos de los distintos grupos profesionales a los que se dirige el plan (maquinistas, comerciales, personal de talleres y estructura de dirección entre otros), otras 65 se cubrirán con personal que haya sido calificado como 'no apto' y las 185 restantes en función de la antigüedad de los trabajadores en la empresa, según informa UGT.

El plan de bajas voluntarias acordado por Renfe con los sindicatos para 2017 contempla la salida del mismo número de efectivos que el de 2016. En ambos casos, forman parte del plan de empleo que se incluyó en el actual convenio colectivo de la compañía ferroviaria.

El objetivo de este plan de empleo es transformar y rejuvenecer la plantilla de Renfe, que actualmente presenta una edad media de 54 años, incorporando nuevos profesionales que generen valor y le permitan atender a las nuevas necesidades de sus distintos negocios.

Oferta de empleo

El plan de desvinculaciones de 2017 irá asociado, al igual que el de 2016, a una tasa de reposición. En el marco del programa del pasado año, la operadora ya lanzó dos ofertas de empleo para un total de unos 584 trabajadores.

Del total de puestos de la que fue la primera incorporación de personal a la compañía tras la crisis, la mitad se destinaron a maquinistas (unos 340 efectivos).

Renfe aborda ahora su nuevo plan de bajas mientras el Ministerio de Fomento sopesa volver a unir la operadora y Adif, empresa gestora de la infraestructura ferroviaria, con el fin de conformar un 'holding' ferroviario público "fuerte" ante la apertura a la competencia del transporte de viajeros en tren en 2020.