Publicado: 26.01.2016 21:43 |Actualizado: 26.01.2016 21:43

Repsol vende su negocio de gas canalizado en el Norte de España y Extremadura por 136 millones

Tras estas operaciones, las desinversiones en este negocio no estratégico ascienden a un total de 788 millones, con una plusvalía acumulada de 431 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Josu Jon Imaz y Antonio Brufau, consejero delegado y presidente de Repsol, respectivamente. E.P.

Josu Jon Imaz y Antonio Brufau, consejero delegado y presidente de Repsol, respectivamente. E.P.

MADRID.- La multinacional petrolera Repsol ha traspasado su negocio de gas canalizado (GLP) en el Norte de España y Extremadura al Grupo EDP y a Gas Extremadura, respectivamente, por un importe total de 136 millones de euros, operación que le generará una plusvalía después de impuestos de 76 millones de euros, informó la petrolera. Esta venta se añade a la realizada en septiembre del año pasado, cuando Repsol traspasó parte de sus activos de gas canalizado a Gas Natural Distribución y Redexis por 652 millones de euros.

Con estas últimas operaciones, solo le queda a Repsol una cartera en la Comunidad de Madrid con capacidad de suministro para 42.000 clientes, a los que seguirá prestando su servicio habitual..

Tras estas transacciones, las desinversiones de Repsol en este negocio no estratégico ascienden a un total de 788 millones de euros, con una plusvalía acumulada después de impuestos de 431 millones de euros.



La petrolera presidida por Antonio Brufau indicó que la operación le permite avanzar en los objetivos de desinversión establecidos en su plan estratégico 2016-2020, a la vez que se genera valor para la compañía.

Así, además de la desinversión parcial del negocio de gas canalizado anunciada en septiembre, Repsol salió del accionariado de CLH en ese mismo mes, tras la venta del 10% del capital de la compañía logística por 325 millones de euros. La petrolera también alcanzó en diciembre un acuerdo para vender un 13% de participación en Eagle Ford (Estados Unidos) a su socio Statoil. Adicionalmente, ha desinvertido en dominio minero en Alaska y en tres bloques exploratorios del offshore canadiense.

Repsol definió un cambio de foco en el que busca la creación de valor tras el crecimiento alcanzado en los últimos años, que culminó con la adquisición de Talisman Energy el año pasado.

Según su plan estratégico, la compañía prevé obtener 6.200 millones de euros por desinversiones no estratégicas durante el periodo 2016-2020.