Publicado: 17.09.2015 21:25 |Actualizado: 17.09.2015 21:25

La Reserva Federal de EEUU aplaza la subida de tipos por China y la volatilidad mundial

La Fed mantiene los tipos entre el 0 y el 0,25 % y posterga así el esperado inicio del ajuste monetario al citar "acontecimientos económicos y financieros mundiales"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Janet Yellen, durante su rueda de prensa. REUTERS/Jonathan Ernst

Janet Yellen, durante su rueda de prensa. REUTERS/Jonathan Ernst

WASHINGTON.- La Reserva Federal (Fed) de EEUU decidió hoy no subir los tipos de interés de referencia en el país, que siguen entre el 0 y el 0,25 %, y postergar así el esperado inicio del ajuste monetario al citar "acontecimientos económicos y financieros mundiales". La decisión se tomó con 9 votos a favor y uno en contra, el de Jeffrey Lacker, presidente de la Reserva Federal de Richmond.

Aunque la economía de EEUU continuó la expansión a "un ritmo moderado", el comunicado de la Fed remarcó que "los acontecimientos mundiales económicos y financieros pueden frenar de algún modo la actividad económica y probablemente presionen más a la baja la inflación a corto plazo", en clara referencia a la volatilidad experimentada por China en las últimas semanas.



Asimismo, y a la conclusión de su reunión de dos días, el banco central estadounidense elevó las previsiones de crecimiento de EEUU ligeramente hasta el 2,1 % este año, frente al 1,9 % pronosticado en junio, y rebajó las de 2016 al 2,3 %, comparadas con las del 2,5 % de hace tres meses.

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, defendió la decisión por la volatilidad financiera mundial, las dudas sobre algunas economías emergentes como China y la fuerte apreciación del dólar. "La situación en el exterior aconseja una vigilancia estrecha", aseguró Yellen en su rueda de prensa posterior a la reunión sobre política monetaria en EEUU, en la que la Fed, el banco central, decidió mantener los tipos de interés entre el 0 % y el 0,25 %.

Yellen reconoció, además, que las "exportaciones netas habían supuesto un freno" a la actividad económica como reflejo de la apreciación del dólar en los últimos meses, y agregó que los "factores transitorios" que se encuentran detrás de la baja inflación "todavía tardarán un tiempo para desaparecer totalmente".