Público
Público

Reserva Federal El vicepresidente del banco central de EEUU dimite por "razones personales"

La sorpresiva salida de Stanley Fischer arroja más dudas acerca del futuro de la actual presidenta, Janet Yellen, cuyo mandato concluye en febrero del próximo año

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Fotografía de octubre de 2014 del hasta ahora vicepresidente de la Reserva Federal, el banco central de EEUU, Stanley Fischer. AFP/ Jiam Watson

El vicepresidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Stanley Fischer, anunció hoy su renuncia por "razones personales", que será efectiva "a partir o alrededor del 13 de octubre", y después de tres años en el banco central estadounidense.

Fischer, de 73 años, había sido nominado como vicepresidente del banco emisor en junio de 2014 por el entonces presidente de EEUU, Barack Obama. Su sorpresiva salida se produce en un momento complicado en el seno de la Fed, inmersa en un ajuste monetario gradual, y arroja aún más dudas acerca del futuro de la actual presidenta, Janet Yellen, cuyo mandato concluye en febrero del próximo año.

En su carta de salida, Fischer destacó que durante su etapa en la Fed la "economía ha continuado fortaleciéndose" y "hemos avanzado sobre los pasos previos adoptados para hacer al sistema financiero y más resistente".

El mandato del número dos de la Fed culminaba en junio de 2018, y corresponderá al presidente estadounidense, Donald Trump, nombrar a un sustituto.

La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen habla con el vicepresidente de la misma, Stanley Fischer tras una reunión con los gobernadores de la Fed en Washington. EFE/Jim Lo Scalzo

Por su parte, Yellen subrayó que "las puntos de vista de Fischer, basados una vida de ejemplar carrera académica y de servicio público, contribuyeron de manera inestimable a nuestras deliberaciones de política monetaria".

Entre 2005 y 2013, Fischer fue gobernador del Banco Central de Israel.

El actual vicepresidente de la Fed es un economista de reconocido prestigio, y durante su etapa como profesor del Massachusetts Institute of Technology (MIT) entre 1977 y 1988 influyó a una generación de economistas, entre ellos Mario Draghi, actual presidente del Banco Central Europeo (BCE), y Ben Bernanke, predecesor de Yellen al frente de la Fed.