Público
Público

Resultados Abengoa presenta 5.561 millones de beneficio por el efecto de la reestructuración de su deuda

Las ventas del grupo sevillano de ingeniería y renovables se desploman un 21%  por  la delicada situación financiera en la que lleva inmerso más de año y medio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El logo de Abengoa en su sede en Madrid. E.P.

Abengoa anunció el viernes un beneficio neto de 5.561 millones en los primeros tres meses del año, resultado que contrasta con las pérdidas de 340 millones del mismo periodo de 2016 y que se debe al impacto contable de la drástica reestructuración de deuda que salvó a la empresa de la quiebra.

En un comunicado al supervisor bursátil, la compañía sevillana de ingeniería y renovables explicó que contabilizó un beneficio no recurrente de 5.814 millones de euros relacionado con factores como la cancelación de deudas por 8.461 millones de euros, alta de nueva deuda por 1.943 millones y un impacto fiscal de 566 millones. "Este beneficio de carácter no recurrente se ha calculado teniendo en cuenta la fecha efectiva del Contrato de Reestructuración, el 31 de marzo de 2017. En esa fecha, el valor de cotización de las acciones de clase A era de 0,055 euros y de 0,024 euros para las acciones de clase B", dijo la empresa.

La compañía presidida por Gonzalo Urquijo destacó que el reconocimiento de este resultado positivo proveniente de la quita de deuda y las ampliaciones de capital previstas en el contrato de reestructuración, "compensan en gran medida las pérdidas reconocidas al cierre del ejercicio 2016 y ha permitido restablecer el equilibrio patrimonial en Abengoa".

Así, tras el acuerdo de reestructuración, la firma cuenta con un patrimonio neto consolidado a 31 de marzo de este año de 6.292 millones de euros (5.814 millones de euros en la cuenta de resultados y 478 millones de euros en el capital y prima de emisión).

Desde el punto de vista operativo, el grupo incurrió en unas pérdidas de explotación brutas (Ebitda) entre enero y marzo de 24 millones de euros, frente a un resultado positivo de 28 millones un año antes, por una ralentización de sus proyectos y los gastos de asesoría vinculados al proceso de reestructuración.

Las ventas del grupo cayeron un 21% a 336 millones, descenso que el grupo achacó a la delicada situación financiera en la que lleva inmersa más de año y medio.  Esta situación ha afectado "significativamente", según la firma sevillana, a la evolución del negocio operativo tras la ralentización en el desarrollo de proyectos EPC fundamentalmente en las zonas geográficas de Norteamérica, Sudamérica y Sudáfrica.

Por otra parte, la reestructuración financiera ha implicado una reducción significativa en el endeudamiento financiero bruto consolidado de la compañía, que ha pasado de 12.258 millones de euros a cierre de 2016 a 5.734 millones de euros a 31 de marzo. De esta cifra, 2.257 millones de euros corresponden a deuda de sociedades clasificadas como mantenidas para la venta.