Público
Público

Ryanair e IAG creen que la compra de Air Berlín por Lufthansa afecta a la competencia

La primera aerolínea rescata a la 'low cost' en quiebra con la adquisición de la mayor parte de sus activos, que incluye su filial de vuelos regionales LGW y la austríaca de vuelos vacacionales NIKI

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un avión de Lufthansa junto a un aparato de Air Berlin en el aeropuerto berlinés de Tegel. REUTERS/Hannibal Hanschke

Ryanair remitirá al regulador de la competencia de la Unión Europea (UE) la compra por la aerolínea alemana Lufthansa de la mayor parte de su rival Air Berlin, que se declaró en quiebra el pasado agosto, confirmó hoy un portavoz de la compañía irlandesa. "Remitiremos el asunto a la autoridad de la competencia de la UE a su debido tiempo", ha señalado Ryanair, que en su momento ya expresó dudas sobre el proceso de concurso.

Paralelamente, el consejero delegado del grupo IAG (matriz de las aerolíneas Britis Airways, Iberia, Vueling y Air Lingus), Willie Walsh, que inicialmente participó en la puja, dijo asimismo, en declaraciones a periodistas, que el acuerdo entre las dos aerolíneas germanas "presenta cuestiones significativas de competencia".

Lufthansa, primera aerolínea de Alemania, anunció el jueves la compra por 210 millones de euros de la mayor parte de Air Berlin, que incluye su filial de vuelos regionales LGW, la aerolínea austríaca de vuelos vacacionales NIKI y otros 20 aviones.

La operación todavía debe ser aprobada por los acreedores de Air Berlin, el interventor del procedimiento de insolvencia y por las autoridades comunitarias de defensa de la competencia.

Air Berlin, que tiene una flota de 134 aviones y desde el 25 de septiembre negociaba en exclusiva con Lufthansa e EasyJet, sigue a flote en estos momentos con un crédito estatal de 150 millones de euros, que ahora prevé poder devolver.

La empresa precisó que aún negocia con la compañía británica de vuelos de bajo coste, que ha presentado una oferta por parte de su flota.

Air Berlin, que el 15 de octubre dejará de operar todos los vuelos de largo recorrido, se declaró insolvente a mediados de agosto después de dejar de recibir apoyo financiero de Etihad Airways, su accionista mayoritario.