Público
Público

Sacyr abrirá el consejo a los cambios de su accionariado

La constructora está dispuesto a comprar una constructora para crecer en Estados Unidos. "Colombia no es un problema para la compañía", asegura su presidente, Manuel Manrique

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Junta general de accionistas de Sacyr . EFE/Luis Millán

Sacyr abrirá una "reflexión" en su consejo de administración para adecuarlo a los cambios registrados en su accionariado en las últimas semanas, cuando el empresario José Moreno Carretero se ha convertido en segundo máximo accionista, al elevar al 12,8% su participación en la empresa, y el grupo canario Lopesán ha tomado un 2,4%.

Así lo indicó el presidente de la compañía, Manuel Manrique, quien no obstante descartó que exista una "lucha de poder" en el seno del grupo de construcción y servicios. "No hay luchas de poder, el consejo está unido", garantizó ante las preguntas formuladas por varios accionistas minoritarios durante la junta de la compañía.

De igual forma, garantizó que la reflexión a la que Sacyr someterá a su consejo se abordará de forma "tranquila, consensuada y con sensatez". "Contaremos con todos", aseveró. "Recogeremos todas las peticiones y sugerencias, y se analizarán en los órganos correspondientes del grupo", insistió.

De esta forma, el presidente de Sacyr mostró la disposición de la compañía a modificar su consejo, actualmente compuesto por catorce miembros, ante el desequilibrio que presenta respecto a la composición accionarial tras los recientes cambios.

Manrique descarta "luchas de poder" en el seno de la compañía

Manrique aseguró que Lopesán no ha manifestado por el momento intención de entrar en consejo, pero el empresario Moreno Carretero sí que aspira a contar con la representación que le corresponde, según indicaron en fuentes de Beta Asociados, firma a través de la que participa en la constructora. No obstante, se da la circunstancia de que este empresario tiene de forma indirecta, a través de derivados, gran parte de su participación en Sacyr, en concreto un 9,66% del 12,85%.

A pesar de ello, Moreno Carretero tiene actualmente un sólo puesto en el consejo, que él mismo ocupa, frente a los tres que controla Demetrio Carceller, el aún primer socio y vicepresidente de Sacyr con un 14,7% del capital, que se elevan a cuatro si se suma el que ostenta el grupo canario Satocán, con un 2,4% que tiene sindicado con el propietario de Disa.

De su lado, el presidente de la compañía tiene dos sillones en el máximo órgano de gestión de la compañía, a pesar de haber reducido su participación al 1,8%, si bien uno de ellos lo ocupa en calidad de primer ejecutivo. De igual forma, el expresidente y cofundador de Sacyr José Manuel Loureda tiene dos puestos en virtud de su porcentaje del 7,8% en su capital.

El consejo de Sacyr se completa con el puesto que tiene el presidente del Grupo Fuertes, por su 6,2% en la empresa, y con cuatro independientes.

Posición internacional

Sacyr está dispuesto a adquirir una constructora en Estados Unidos para crecer en este mercado, que considera estratégico y que presenta un destacado potencial de crecimiento gracias al "ambicioso" plan de infraestructuras que prepara su presidente Donald Trump, según indicó el presidente del grupo.

La compañía asegura estar ya pendiente de la eventual consecución de "cuatro o cinco proyectos" en el país, en el que además tiene desde finales de 2014 una alianza con la local Manhattan Construction.

El presidente de Sacyr, Manuel Manrique, durante su intervención en la junta general de accionistas de la constructora. EFE/Luis Millán

Durante su intervención ante la junta de accionistas de Sacyr, su presidente ratificó la actual estrategia de la compañía centrada en crecer y reforzar su internacionalización mediante el desarrollo de sus negocios tradicionales, "primando la generación de caja y la rentabilidad al volumen" y con contención de su deuda tras el saneamiento acometido en los últimos años.

Según Manrique, este plan, y los "hitos" logrados en los últimos años con la liquidación de la deuda vinculada a Repsol y la venta de Testa, han convertido a la compañía en una firma "más fuerte, rentable y global".

"Nos estamos convirtiendo en una compañía cada vez más convencional y previsible en sus resultados, pero con una estrategia clara y una gran ambición de hacer las cosas cada vez mejor y crecer", aseveró su presidente.

En cuanto a la participación del 8,2% que tiene como segundo máximo accionista de Repsol, durante su intervención ante la junta, Manrique manifestó su "lealtad" a la petrolera y su "compromiso" con su estrategia de negocio. "Manifiesto nuestra lealtad como accionistas a Repsol y nuestro compromiso con el proyecto de la compañía", indicó Manrique durante su intervención ante la junta general de accionistas del grupo de construcción y servicios, a la que acudió como invitado el director financiero de la petrolera, Miguel Martínez.

Colombia y Panamá

Tras la asamblea, el presidente de Sacyr se refirió a los problemas surgidos en una de las cuatro autopistas que tiene en Colombia, para asegurar que el proyecto "ni está cancelado ni parado". Según aseguró, un total de 146 empleados trabajan en el proyecto, que ya está "semireconducido" y se "solucionará en pocas semanas". "Hoy Colombia no es un problema para Sacyr", aseveró.

En cuanto a las reclamaciones que el consorcio que lidera tiene aún pendientes de resolver con la Autoridad del Canal de Panamá por los sobrecostes e imprevistos surgidos en la construcción de la ampliación del canal, estimados en un total de unos 3.720 millones de euros, Manrique se limitó a indicar que el proceso "sigue su camino".

"Aunque es un proceso lento, y aunque al final sea más bajo de lo estimado, será igualmente satisfactorio", aseguró, tras destacar el "grandísimo éxito" que supuso la construcción del nuevo canal, por el que ya han pasado "más de 1.500 barcos", desde su inauguración en junio de 2016.