Público
Público

Sacyr anuncia que trabaja en un plan de sucesión de Manuel Manrique en plena disputa de poder entre sus accionistas

Moreno Carretero planea intervenir en la junta de la constructora para pedir que se nombre un consejero delegado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Manuel Manrique, en la junta general de accionistas de sacyr en 2016. E.P.

Sacyr trabaja en un plan de sucesión de su primer ejecutivo y presidente Manuel Manrique, que el próximo año cumple 65 años, en el marco del diseño de una política de buen gobierno corporativo en el que actualmente trabaja la compañía para "profundizar" en este ámbito, según indicaron fuentes próximas a la empresa.

El grupo de construcción, concesiones y servicios prevé desarrollar "en los próximos meses" la definición de su estrategia en este sentido, que gira en torno a tres pilares. Se trata de "la protección de los intereses" de los accionistas, de "perfeccionar" los derechos y obligaciones de los consejeros y de la articulación de "una nueva política de consejeros ejecutivos".

Será en este tercer punto en el que se incluyan todos los aspectos relacionados con la figura del primer ejecutivo de la empresa, incluida su futura sucesión.

El diseño de este plan se enmarca en la estrategia de refuerzo del buen gobierno corporativo con la que el grupo está comprometido, según aseguraron en dichas fuentes próximas a la compañía.

Sacyr enmarca en este fin la remodelación del consejo de administración acometida el pasado mes de abril, por la que dejaron sus sillones uno de los representantes de los accionistas Demetrio Carceller, José Manuel Loureda y el presidente, que en los tres casos se sustituyeron por vocales independientes.

Movimientos ante la junta de accionistas

La constructora trabaja en este plan coincidiendo con las peticiones que en este sentido ha elevado a la junta de accionistas que el grupo celebrará el próximo 7 de junio uno de los accionistas de referencia de la empresas, José Moreno Carretero.

Entre ellas, figura la solicitud de fichar un nuevo consejero delegado con el fin de separar el puesto de primer ejecutivo del de presidente, funciones que ahora acapara Manrique.

Para ello, piden, en contra de lo solicitado a la junta por el consejo de grupo, que mantenga en los estatutos el límite de edad de 65 años de edad para ejercer como primer ejecutivo de Sacyr.

Moreno Carretero descarta mantener "enfrentamiento alguno" con el resto de socios y consejeros del grupo de construcción y servicios, y asegura que sólo pretende impulsar el "profundo cambio" que considera Sacyr necesita en materia de buen gobierno.

Así, defenderá y buscará la adhesión de los accionistas minoritarios de Sacyr a sus propuestas, toda vez que, según reconoce, no cuenta con apoyo alguno entre el resto de socios de Sacyr.

De hecho, el actual primer accionista, Demetrio Carceller, ha comenzado a comprar títulos adicionales de la empresa para elevar su participación en la compañía y contrarrestar a Moreno Carretero en la junta.

En la actualidad, Carceller cuenta con un 18,10% del capital de la constructora, frente al 14,24% que tiene Moreno Carretero, que le sitúa como segundo accionista. El resto de principales socios son el expresidente José Manuel Loureda, con un 7,8%; el grupo Fuertes (6,2%) y el presidente de la compañía (1,5%).