Publicado: 12.11.2015 21:47 |Actualizado: 12.11.2015 21:47

Sacyr aprovecha las plusvalías de la venta de su inmobiliaria Testa para ajustar el valor de su 9% en Repsol

La compañía cierra septiembre con un beneficio neto de 532 millones que multiplica por más de seis el de un año antes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Manuel Manrique, en la última junta de accionistas de Sacyr. E.P.

Manuel Manrique, en la última junta de accionistas de Sacyr. E.P.

MADRID.- La constructora Sacyr ha aprovechado las plusvalías generada por la venta de Testa a Merlin Properties para ajustar a la baja la valoración de su participación en Repsol en 373 millones de euros, situándola en 17,5 euros por acción.

A junio, Sacyr tenía valoradas sus acciones de Repsol a 21,18 euros con la petrolera cotizando a cierre del jueves a 11,23 euros en bolsa, aunque el grupo realiza un análisis del valor contable de su 8,73 por ciento teniendo en cuenta diversas variables.

El ajuste en Repsol es uno de los tres impactos negativos que Sacyr contabiliza en sus cuentas de los nueve primeros meses del año. El grupo también resta 185 millones de un crédito fiscal asociado a Testa, la filial de patrimonio vendida a Merlín, y además realiza provisiones de 130 millones "atendiendo a un criterio de prudencia ante el posible deterioro de activos".



No obstante, las plusvalías logradas con la referida venta de Testa permiten a Sacyr amortiguar estos impactos negativos y cerrar septiembre con un beneficio neto de 532 millones que multiplica por más de seis (+540%) el del año anterior.

La constructora, que a nivel operativo ha mejorado sus cuentas incrementando su Ebitda en un 51,3 por ciento a 246,5 millones de euros, ha obtenido beneficio en todas las divisiones del grupo. Las ventas del grupo crecieron un 15% a 2.123 millones, con un margen Ebitda del 11,6%, casi tres puntos más que hace un año.

La deuda financiera del grupo asciende a 4.225 millones de euros, un 21 por ciento menos que en junio. De dicha cifra, 91 millones de euros corresponden a deuda corporativa (un 83 por ciento menos que hace un año). Esta disminución de pasivo también deriva de la amortización de parte (600 millones de euros) del préstamo vinculado a la inversión en Repsol, que Sacyr realizó también gracias a la venta de Testa.

El 8 de junio Sacyr firmó el acuerdo para la venta de Testa por un precio de 1.794 millones de euros (que supone una prima sobre NAV del 17 por ciento) y una reducción de deuda de 3.500 millones.