Público
Público

Resultados Sacyr gana 120 millones en 2016 tras revalorizar sus acciones de Repsol

Contabiliza su participación de un 8,2% en la petrolera un 21,5% por encima de su actual valor de mercado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Junta de accionistas de Sacyr. E.P.

Junta de accionistas de Sacyr. E.P.

Sacyr obtuvo un beneficio neto de 120,24 millones de euros en 2016, impulsado por la revalorización que ha realizado en el precio al que contabiliza su inversión en Repsol, petrolera de la que es segundo accionista con una participación del 8,2%, según informó el grupo.

La constructora que preside Manuel Manquire recoge en sus cuentas del pasado año una contribución total de 197 millones de euros por su porcentaje en Repsol y por el "incremento patrimonial registrado por esta compañía".

En concreto, Sacyr ha elevado hasta 16,8 euros por acción el precio al que tiene registrada en libros su participación en la compañía que preside Antonio Brufau.

Se trata de un precio un 7,69% superior al del 15,6% al que tenía anotado hasta ahora su porcentaje en Repsol, que además es un 21,5% superior al actual valor de mercado de la petrolera. Esta empresa concluyó el ejercicio 2016 en Bolsa a un precio de 13,420 euros por acción y el pasado viernes 24 de febrero cerró la sesión a 13,820 euros.

Con esta revalorización del precio de Repsol, la constructora pretende adaptar el valor de sus títulos de Repsol a las mejores perspectivas de negocio de la compañía que preside Antonio Brufau, el aumento de sus reservas y la recuperación de su cotización.

A pesar de ello, el resultado de Sacyr arroja un descenso del 67% en comparación al de 370 millones contabilizado en 2015, si bien en ese ejercicio las cuentas de la constructora registraron distintos extraordinarios tanto positivos (plusvalías de 1.280 millones de euros por la venta de Testa) como negativos (una devaluación del precio de Repsol por la caída del crudo).

La estrategia de reducción de deuda y cubrirse ante riesgos por las oscilaciones del mercado de petróleo y la consiguiente fluctuación de la cotización de Repsol llevó a la compañía a recortar su deuda vinculada a la petrolera mediante la suscripción de derivados.

En virtud de estas operaciones, y el cierre de la venta de Testa, el pasado año Sacyr liquidó algo más de la mitad (el 53,5%) de la deuda vinculada a Repsol, esto es, 885 millones de euros, hasta situarla en 769 millones de euros.

De esta forma, ha limitado hasta el 20% su peso en el pasivo total de la compañía, que se sitúa en 3.726 millones, un 10,8% menos que en 2015.

Caída en construcción

En el plano operativo, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) de la compañía de construcción, servicios y concesiones progresó un 13% el pasado año, hasta los 360 millones. La cifra de negocio sumó 2.860 millones, un 3% menos, impactada por la caída del 25% que registra su actividad constructora, que no pudo compensar el crecimiento del 38% de su nuevo negocio de construcción industrial.

Por áreas de negocio, la de construcción se mantiene como primera fuente de ingresos, al generar 1.249,92 millones de euros, a pesar de la caída del negocio en España y la terminación de algunos proyectos. El 84% de la actual cartera de 4.131 millones del grupo están en el exterior.

Por contra, la nueva división de construcción industrial se disparó un 38%, hasta generar 400,57 millones, mientras que la rama de servicios se mantiene como segunda por ingresos, al facturar 908,24 millones, un 19% más. Por su parte, Concesiones ingresó 552,43 millones, tanto por su construcción como por su gestión, un 2% menos.