Público
Público

El Santander comienza a compensar a los antiguos accionistas del Popular

Los exaccionistas de Popular podrán aceptar los bonos de fidelización desde este miércoles hasta el 7 de diciembre. El importe de la oferta asciende a 981 millones y, en caso de que sobre una parte, se empleará para solicitudes de otros clientes

Publicidad
Media: 4
Votos: 2
Comentarios:

Un hombre utiliza un cajero automático del Banco Santander junto a una oficina del Popular, en Madrid. /Juan Medina

Banco Santander registró el martes con el regulador bursátil el folleto de emisión de unos bonos de fidelización con los que busca compensar a algunos accionistas y bonistas de Banco Popular que perdieron su inversión como consecuencia de la resolución de la entidad y su venta al grupo cántabro por un euro.

A cambio de que renuncien irrevocablemente a cualquier demanda, Santander ofrecerá desde esta semana y hasta el siete de diciembre a algunos de los inversores minoristas de Popular hasta 981 millones de euros en obligaciones perpetuas contingentemente amortizables.

Santander estima en unos 680 millones de euros el coste de la emisión para la entidad, pero dijo que la operación no tendrá impacto adicional en el capital del grupo teniendo en cuenta los ajustes que se realizaron tras la adquisición de Popular.

La fecha de entrega de los bonos será "no más tarde" del 15 de diciembre de este año y la admisión a negociación de los mismos tendrá lugar a partir del 15 de enero de 2018.

Así, el primer pago de la remuneración se realizará el 15 de marzo del próximo año, según detalla el folleto de emisión de estas obligaciones, registrado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) este martes.

Para acceder a la oferta es necesario renunciar "irrevocable e incondicionalmente" a emprender acciones legales y reclamaciones contra Santander. Si ya se han iniciado, deberán terminarse.

La oferta va dirigida a inversores que compraron acciones de Popular entre el 26 de mayo y el 21 de junio de 2016, cuando el banco efectuó su última ampliación de capital por unos 2.500 millones de euros y también a aquellos que adquirieron obligaciones subordinadas computables como tier 2 de las emisiones de 29 de julio de 2011 y 14 de octubre de 2011.

En el folleto de emisión, el banco dijo que la acción de fidelización tampoco tendrá impacto en la cuenta de pérdidas y ganancias y que su impacto en patrimonio neto "no será significativo".

Quedan excluidos de la acción comercial tanto los miembros del consejo de administración de Popular hasta su resolución, como las personas vinculadas a dichos consejeros y los accionistas que, individual o concertadamente, hayan tenido participación significativa declarada en la entidad. También los inversores institucionales.

El importe de la oferta asciende a 981 millones de euros, correspondientes a 9,81 millones de bonos de fidelización de 100 euros de valor unitario. En el caso de que no todos los beneficiarios de la oferta acudiesen a la misma, el importe sobrante se podrá emplear en atender posibles solicitudes de otros clientes, de acuerdo con la entidad.

Al margen de esta opción, bonistas y accionistas del Popular han interpuesto medio centenar de demandas en distintos tribunales en contra de la resolución. Algunas de las demandas piden una compensación de hasta 1,85 euros por cada acción de Popular.

Un mes antes de su resolución, Popular declaraba un valor patrimonial en 10.777 millones de euros a pesar de que, con motivo de la intervención, se elaboró un informe independiente que arrojó una valoración económica negativa de entre 2.000 millones y 8.200 millones de euros de la entidad en dos escenarios.

Popular capitalizaba unos 1.300 millones de euros el día de su resolución, que dejó a cero el valor de las acciones y también el de 1.900 millones de euros emitidos en bonos convertibles y subordinados.

Advertencia sobre el valor razonable

En el folleto de emisión se advierte de que el valor razonable de los bonos de fidelización es inferior a su valor nominal, de acuerdo con los informes de Analistas Financieros Internacionales e InterMoney Valora Consulting. La primera estima que el valor razonable de estos bonos estará entre el 69,73% y el 75% del nominal, mientras que la segunda señala que estará entre el 68,16% y el 71,3%.

La oferta consiste en la entrega al cliente, sin desembolso alguno por su parte, de bonos que darán derecho a un cupón efectivo discrecional y no acumulativo a un tipo interés nominal anual del 1% pagadero trimestralmente.

Los bonos se comercializarán a través de las oficinas de Santander, Popular, Banco Pastor, Openbank y Popular Banca Privada, además de en Popular Portugal en el país vecino.

Serán obligaciones perpetuas emitidas por Santander, con 100 euros de valor nominal, y que se podrán amortizar a partir de los siete años a voluntad del banco, previa autorización del Banco Central Europeo (BCE). Cuando se produzca su amortización, el titular recibirá el 100% del valor nominal del bono de fidelización.