Publicado: 30.08.2016 16:31 |Actualizado: 30.08.2016 16:34

El séptimo Euríbor negativo abaratará las hipotecas en 135 euros anuales

En el mes de julio, volvió a romper mínimos históricos en tasa diaria debido a la incertidumbre que generó el apoyo al 'Brexit'.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Las hipotecas inversas no se solicitan por la bajada del precio de los pisos.

El Euríbor cerrará agosto en negativo por séptima vez y abaratará las hipotecas en 135 euros anuales.

MADRID.- El Euríbor, índice que al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas españolas, sumará en agosto su séptimo mes consecutivo en negativo y previsiblemente cerrará próximo al -0,048%, frente al -0,056% registrado el mes anterior, el menor nivel de su historia.

A falta de un valor para cerrar el mes, el índice se sitúa en estos niveles tras llevar su caída diaria al entorno del -0,05%. En el mes de julio, el Euríbor volvió a romper mínimos históricos en tasa diaria debido a la incertidumbre que generó el apoyo al 'Brexit', llegando a sumergirse en el -0,063%.



Con estos valores, las hipotecas de 120.000 euros a 20 años con un diferencial de Euríbor +1% a las que les toque revisión tendrán una rebaja de unos 135 euros en su cuota anual o, lo que es lo mismo, unos 11 euros al mes.

El analista de XTB Jaime Díez ha destacado que la "calma absoluta" se ha instalado en el Euríbor en el mes de agosto, pese a la "leve subida" respecto al mes anterior.

"La tranquilidad financiera vivida durante el mes estival, alejada de otros turbulentos veranos, tiene un claro reflejo en el Euríbor, que ha pasado un 90% de los días del mes cotizando entre el -0,047% y el -0,05% donde ha finalizado los últimos días del mes", ha resumido.

Díez ha precisado que el tipo medio supone una "subida consistente" desde la media del pasado mes, pero ha indicado que su efecto real y nominal "se aleja mucho del visual incremento del 15%". De hecho, apunta que este leve repunte del Euríbor "permite estabilizar sus precios y romper con las acusadas caídas que venía sufriendo en el último tramo".

El experto insiste en que esta subida no implica un cambio de tendencia, pero sí muestra los primeros pasos para "una necesaria estabilización que evite nuevos mínimos y el impacto que esto supone para las cuentas anuales de las entidades financieras".

A su juicio, este primer paso deberá acompañarse de un incremento en las expectativas de inflación para que el Euríbor cambie definitivamente su tendencia y deje atrás los episodios de cotización negativa.

Díez augura que las próximas semanas podrían continuar con lateralidad a la espera de un nuevo movimiento impulsivo que podría derivarse al alza mientras el Banco Central Europeo (BCE) espera el efecto de las últimas medidas monetarias y discute la conveniencia o no de la aplicación de otras alternativas a las ya presentes.