Publicado: 08.04.2015 15:18 |Actualizado: 08.04.2015 15:18

Shell acuerda comprar la energética BG Group por más de 64.000 millones

La primera gran fusión en el sector en más de una década permite a la petrolera angloholandesa recortar la distancia que la separa del líder estadounidense ExxonMobil.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Los logos de Shell en un surtidor de un gasolinera de la compañía en Londres. REUTERS/Toby Melville/Files

Los logos de Shell en un surtidor de un gasolinera de la compañía en Londres. REUTERS/Toby Melville/Files

LONDRES.- La petrolera Royal Dutch Shell acordó comprar a su rival más pequeño BG Group por 47.000 millones de libras (64.000 millones de euros), en la primera gran fusión en el sector en más de una década, que permite a la petrolera angloholandesa recortar la distancia que la separa del líder estadounidense ExxonMobil.

Shell pagará una combinación de efectivo y acciones que valora a cada acción de BG en unos 1.350 peniques, dijeron el miércoles las empresas un comunicado conjunto.

La propuesta ofrece una elevada prima de casi el 52% sobre el promedio de las acciones los últimos 90 días de BG y pone una vara alta a cualquier rival que pudiese aparecer, como Exxon, que ha dicho que aprovecharía la baja en los mercados petroleros para expandirse.



La tercera mayor adquisición de un empresa de gas y petróleo de la historia dará a Shell acceso a proyectos de miles de millones de dólares en Brasil, África Oriental, Australia, Kazajistán y Egipto, los que incluyen algunas de las iniciativas más ambiciosas del mundo de gas natural licuado (GNL). Shell es ya la mayor empresa de GNL del mundo y obtendría con la compra las capacidades de BG en logística, una compleja infraestructura que incluye terminales, ductos, tanqueros especializados, enfriadores, regasificadores y almacenes.

"Estamos viendo una gasificación de la demanda de energía y Shell claramente se da cuenta", dijo Richard Gorry, director de JBC Energy Asia. "Aún así, Shell está haciendo una apuesta arriesgada porque si el precio del petróleo y el gas no se recupera (en los próximos 24 meses), imagino que estará en una situación difícil en términos de flujo de caja", agregó.

La caída del precio del petróleo a la mitad ha creado un ambiente similar al de inicios de la década del 2000, cuando se produjeron varias megafusiones petrolera

Fraguada en conjunto por el presidente ejecutivo de Shell, Ben van Beurden, y el de BG, Andrew Gould, la operación se presenta en un momento en el que el precio del petróleo registra un descenso a la mitad desde julio y ofrece un premio por el acceso a recursos ya probados frente a los altos costos de la exploración.

"Hemos estado viendo unas cuantas oportunidades, con BG siempre en la cabeza de la lista de los prospectos para una unión", dijo Van Beurden en una conferencia telefónica. "Tenemos dos fuertes carteras que combinan aguas profundas y operaciones integradas de gas".

Shell dijo que la operación elevaría sus reservas probadas de gas y petróleo en un 25%. La empresa también planea aumentar su venta de activos a 30.000 millones de dólares entre 2016-2018, tras el acuerdo.

La británica BG tenía un valor en el mercado de 46.000 millones de dólares al martes, mientras que la capitalización bursátil de Shell era de 202.000 millones de dólares. Los inversores valoran a Exxon, la mayor petrolera del mundo que cotiza en bolsa, en unos 360.000 millones de dólares.

Una gasolinera 'vintage' de Shell en Cambridge, Massachusetts (EEUU). REUTERS/Brian Snyder/Files

Una gasolinera 'vintage' de Shell en Cambridge, Massachusetts (EEUU). REUTERS/Brian Snyder/Files

Van Beurden dijo que la presencia de las dos grandes empresas en Australia, Brasil, China y la Unión Europea podría requerir de conversaciones con las autoridades antimonopolios, pero difícilmente llevará a una venta de activos.

Shell pagará 383 peniques en efectivo y 0,4454 acciones B de Shell por cada título de BG. Los accionistas de BG controlarán cerca del 19 por ciento del nuevo grupo.

La caída de los precios del petróleo desde mediados del 2014, debido al auge del crudo de esquisto en Estados Unidos y a una decisión de Arabia Saudita de no reducir la producción, ha creado un ambiente similar al de inicios de la década del 2000, cuando se produjeron varias mega fusiones. En ese entonces, BP compró Amoco y Arco, Exxon adquirió Mobil y Chevron se fusionó con Texaco