Publicado: 24.11.2016 16:34 |Actualizado: 24.11.2016 16:34

“Los sindicatos deben empezar a enfrentar los retos que plantean las nuevas tecnologías”

Ignacio Muro plantea en la Tuerka que “ahora mismo estamos en condiciones de que la gente trabaje 5 o 6 horas si el trabajo se repartiera de forma adecuada y si las innovaciones tecnológicas fueran en beneficio de todos”.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
Bruno Estrada, (Economista. Adjunto al Secretario CCOO), Mª Belén Cardona (Catedrática Derecho del Trabajo en la Universidad de Valencia), Ignacio Muro Benayas (Economistas Frente a la Crisis) y Pablo López Calle (Profesor Sociología Universidad Complute

Bruno Estrada, (Economista. Adjunto al Secretario CCOO), Mª Belén Cardona (Catedrática Derecho del Trabajo en la Universidad de Valencia), Ignacio Muro Benayas (Economistas Frente a la Crisis) y Pablo López Calle (Profesor Sociología Universidad Complutense de Madrid).

MADRID.- La era de la información abre nuevos desafíos en todos los campos. Uno de ellos el del trabajo. Un asunto que han analizado para En Clave Tuerka Ignacio Muro, experto en Modelos Productivos y Transición Digital, junto con Bruno Estrada, economista y adjunto al Secretariado de CCOO, María Belén Cardona, catedrática de Derecho al Trabajo en la Universidad de Valencia y Pablo López, profesor de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid.



Según varios estudios se prevé que en los próximos 10 o 20 años en EEUU se pierdan alrededor del 45% de los empleos actuales, y en España esa cifra podría llegar al 55%. Todo ello mientras se desconoce cuántas nuevas ocupaciones traerán consigo las innovaciones tecnológicas. Por lo que existe cierta preocupación social entorno a la capacidad de los países para adaptarse a los nuevos tiempos, o al menos con la velocidad con la que lo hacen las nuevas tecnologías.

Algo que niega Ignacio Muro, que considera que “las nuevas tecnologías no nos roban el trabajo, sino que nos ofrecen la posibilidad de tener más tiempo de ocio. Los robots son capaces de con un trabajo sencillo lograr un grado de productividad alto. Pero para eso necesitamos la movilización obrera y sindical. Yo creo que la resistencia obrera es una necesidad objetiva del capitalismo. Sólo cuando hay resistencias es cuando se producen avances. Ahora mismo se está produciendo un reparto de trabajo a la forma neoliberal. La renta básica ya no es sólo una petición radical, sino que se está debatiendo también en las altas esferas como una necesidad del mercado de trabajo actual. Y es algo que debemos poner sobre la mesa.

Según varios estudios se prevé que en los próximos 10 o 20 años en EEUU se pierdan alrededor del 45% de los empleos actuales

Y en esa misma línea, Bruno Estrada afirma que “la primera revolución industrial fue dirigida desde los empresarios, pero las innovaciones tecnológicas tienen que negociarse con todos los actores sociales, entre ellos los sindicatos. En Comisiones Obreras hemos iniciado un proceso llamado -Repensar el sindicato-, precisamente para abordar todos estos asuntos. Hay que reorganizar estas organizaciones y hacerlas más eficaces”.

Por su parte, María Belén Cardona asegura que “la era digital obliga al derecho a reaccionar ante todos los retos y desafíos que se plantean. Si no hacemos algo podemos caminar hacia un modelo de feudalismo industrial, y para eso hay que utilizar los mecanismos jurídicos que tenemos. Es probable que nos encontremos en la paradoja que utilizando tecnología avancemos hacia un modelo de servilismo. Ahora mismo se está planteando la idea de trabajador transparente, al que le controlamos todo. Y creo que hay que tener mucho cuidado en ese sentido.

Mientras para Pablo López “se está flexibilizando por abajo, y no se está aprovechando la tecnología a favor del trabajador. El mundo digital debe facilitar nuestra vida, no para hacernos esclavos de ella. Si podemos acceder a más y nuevos productos esto es positivo, y desde esa perspectiva no creemos que el trabajo se esté acabando. Lo que hay son opciones tecnológicas. La tecnología en sí misma no destruye trabajo, abre nuevas oportunidades y de nosotros depende como las aprovechemos”.