Público
Público

Los taxistas declaran la guerra a Uber 

Paro masivo en Madrid y Barcelona, donde miles de taxistas se manifiestan contra el "intrusismo" de las empresas de vehículos de arrendamiento con conductor como Uber y Cabify 

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
Agentes de la Policía Nacional vigilan durante la manifestación de los taxistas por el centro de Madrid. | SANTI DONAIRE (EFE)

Agentes de la Policía Nacional vigilan durante la manifestación de los taxistas por el centro de Madrid. | SANTI DONAIRE (EFE)

Miles de taxistas españoles han declarado la guerra al "intrusismo" de las empresas de vehículos de arrendamiento con conductor (VTC) como Uber y Cabify con paros y manifestaciones en Madrid y Barcelona. 

En la capital del Estado, unos 5.000 taxistas, según los convocantes, han secundado este jueves en el madrileño paseo de Recoletos un paro en protesta contra las prácticas "ilegales" y la "inactividad del Ayuntamiento" respecto a las empresas de vehículos de arrendamiento con conductor (VTC).

"Son empresas que no pagan impuestos ni colaboran en nada con el país; lo que hacen es crear esclavos, conductores que duermen en el coche para sacar 900 euros al mes", ha afirmado el presidente de la Asociación Gremial del Taxi, Miguel Ángel Leal.

La marcha de los taxistas  en Madrid ha transcurrido sin incidentes y ha transcurrido entre la plaza de Colón y la plaza de Cibeles durante unas dos horas. En una marcha en la que han llevado como lema Que Madrid apueste por el servicio público del taxi, las asociaciones de taxistas reclaman al Ayuntamiento de Madrid que cese sus negociaciones con estas empresas.

La manifestación ha sido secundada por varias asociaciones del sector, concretamente por la Asociación Gremial de Auto-taxi de Madrid, la Federación Profesional del Taxi de Madrid, la Asociación Madrileña del Taxi y la Asociación Élite Taxi Madrid.

Barcelona, sin taxis

En Barcelona el éxito de la huelga de taxistas ha sido total: desde la primera hora de la mañana era imposible coger un taxi en la capital catalana; no había ninguno en las paradas de taxis de puntos como la estación de Sants o la Terminal 1 del Aeropuerto de El Prat.

Sólo ha habido un pequeño incidente cuando un grupo de taxistas que participaban en la manifestación contra el intrusismo de las plataformas de chóferes han lanzado petardos, latas, cristales y excrementos contra el Ayuntamiento de Barcelona cuando no les han permitido entrar en el edificio, cuya puerta principal ha sido cerrada.

Los manifestantes, que pretendían ser recibidos por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, querían acceder por la puerta principal sin someterse a ningún control. Finalmente, han desistido de su actitud.

La concejala de Movilidad y presidenta del Instituto Municipal del Taxi (IMT), Mercedes Vidal, tenia previsto reunirse formalmente con ellos, según ha explicado momentos antes a los medios de comunicación.

Vidal ha expresado su "pleno apoyo a las reivindicaciones del colectivo de taxistas", que hoy están de huelga contra el intrusismo de las plataformas de chóferes y alquiler de vehículos con conductor, como Uber y Cabify.

"Estas plataformas que existen en muchas ciudades, en Barcelona no tienen cabida, porque hay 109.500 licencias y un servicio de calidad y regulado: no necesitamos 3.000 más —las licencias que solicita Uber—", ha apuntado Vidal.

La concejala de Movilidad ha advertido de que donde se ha permitido "el intrusismo de las falsas economías colaborativas" se ha precarizado el sector del taxi, generado falsos autónomos e incrementado el número de vehículos circulantes.

Antes de lo ocurrido en plaza Sant Jaune, Vidal ha asegurado que la huelga de taxistas convocada para hoy en toda el área metropolitana por los sindicatos del sector, se desarrollaba "sin incidentes destacables y con un amplio seguimiento", aunque ha reconocido que ha habido algún incidente contra algún vehículo.