Publicado: 02.11.2016 13:20 |Actualizado: 02.11.2016 13:20

El Tesoro coloca en junio 18.700 millones pese a la incertidumbre del Brexit y de las elecciones

Econimía avanza un ahorro adicional de 1.500 millones en intereses de deuda este año

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Las pantallas de los broker en el patio de negociación de la bolsa de Wall Street.. REUTERS/Brendan McDermid

Las pantallas de los broker en el patio de negociación de la bolsa de Wall Street.. REUTERS/Brendan McDermid

MADRID.- El Tesoro Público ha colocado a lo largo del mes deuda a corto y largo plazo por un volumen de 18.691 en medio de la incertidumbre por la celebración del referéndum en el Reino Unido sobre su permanencia en la UE y en puertas de las segundas elecciones generales en España en apenas seis meses, el próximo 26 de junio, lo que le ha oibligado a elevar al rentabilidad de los títulos ofrecidos.

Del total adjudicado, unos 9.908 millones han sido en bonos y obligaciones. Con ello, el Tesoro lleva emitido el 56,1% de lo previsto de deuda a medio y largo plazo para el conjunto del ejercicio (120.300 millones de euros) y a un coste medio de emisión a 31 de mayo del 0,87%.



La primera subasta del mes realizó el jueves día 2. En ella, el Tesoro captó 4.901 millones en bonos a cincos años y obligaciones a 10 y 30 años, con los intereses más bajos en las tres emisiones, y con una demanda que superó los 7.400 millones: colocó 2.044,4 millones en bonos a cinco años (a un tipo marginal del 0,502%, por debajo del 0,579% de la subasta de este tipo de papel celebrada el pasado 7 de abril); 2.054,3 millones en obligaciones a 10 años (con un tipo marginal del 1,510%, inferior al 1,603% de la anterior subasta del 5 de mayo); y 802,6 millones en obligaciones a 30 años (con un interés marginal del 2,730%, inferior al 2,954% de la emisión sindicada realizada el pasado 8 de marzo).

El martes 14 de junio, el Tesoro adjudicó 5.022 millones en letras a seis y doce meses,  con una demanda conjunta en ambas subastas  de más de 7.700 millones. Se colocaron 921 millones en letras a seis meses a un tipo marginal negativo del -0,137% (frente al -0,261% de la anterior subasta de este tipo de papel).  En letras a doce meses se emitieron 4.101 millones a un tipo marginal del -0,072% (también superior al de la anterior subasta, que quedó en el -0,151%).

Dos días después, el jueves 16, el Tesoro Público emitió 5.007,56 millones de euros en bonos y obligaciones, con una demanda por parte de los inversores que superó los 9.300 millones: se colocaron 1.570,31 millones en bonos a tres años (con un interés marginal del 0,154%, por encima del 0,019% anterior); a cinco años, el organismo vendió 1.441,39 millones (con una rentabilidad marginal del 0,599%, algo por encima del 0,579% previo); y en  las obligaciones a diez años, colocó 1.455,61 millones (con un marginal del 1,606%, más elevado que el 1,507% ofrecido en la subasta anterior).

El martes 21, en puertas del Brexit y del 26-J, el organismo adjudicó 3.761 millones en letras a tres y nueve meses, pero a tipos menos negativos y con los inversores demandando títulos por más de 7.400 millones. En concreto, el Tesoro ha colocado 1.006 millones de euros en letras a tres meses a un tipo de interés marginal del -0,138%, algo menos negativo que el -0,385% que ofreció a los inversores en la subasta anterior celebrada el pasado 17 de mayo. En letras a 9 meses ha colocado, por su parte, 2.755 millones de euros y el tipo marginal se ha situado en el -0,082%, frente al -0,196% previo.

Gasto de 32.000 millones en intereses de la deuda

De otro lado, el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, ha avanzado que el Tesoro Público logrará este año un ahorro en intereses de la deuda de 1.500 millones de euros adicionales a los 2.000 millones que ya se incluían en presupuestos. De esta forma, esta partida de gasto se situará finalmente en unos 32.000 millones de euros.

El ministro de Economía en funciones ha señalado que ello es el resultado de la mejora de la confianza y la credibilidad de España, que ha llevado a una rebaja de los costes de financiación de la deuda y de este modo a una mayor sostenibilidad de las cuentas públicas. Según Guindos, "esto se debe mantener a futuro", ya que, aunque la recesión ha quedado atrás, la crisis aún no ha terminado. "Cuando estemos por encima de los 20 millones de ocupados estaremos fuera de la crisis", ha precisado.