Público
Público

El índice Nikkei Tokio se desploma un 4,73% arrastrada por la caída de Wall Street

El parqué tokiota abrió en rojo pero la caída se fue intensificando a lo largo de la sesión y llegó perder más de 1.500 puntos y un 7,06%, su peor bajada intradía en 18 años.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un peatón espera su turno para cruzar ante una pantalla que muestra información bursátil en Tokio. | EFE

La Bolsa de Tokio cerró este martes con una caída del 4,73% en una sesión sangrienta marcada el batacazo histórico de Wall Street en la víspera, que disparó el precio del yen frente al dólar estadounidense.

El índice Nikkei cerró con un retroceso de 1.071 puntos hasta situarse en los 21.610,24 enteros, mientras que el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, bajó 80,33 puntos, un 4,4%, hasta las 1.743,41 unidades.

El parqué tokiota abrió en rojo pero la caída se fue intensificando a lo largo de la sesión y llegó perder más de 1.500 puntos y un 7,06%, su peor bajada intradía en 18 años.

Los inversores en Tokio reaccionaron con pánico al desplome del principal índice neoyorquino, el Dow Jones, que este lunes se dejó un 4,6% y registró la peor disminución en puntos de su historia, al dejarse 1.175 enteros.

A la caída del Dow Jones se sumó el retroceso del S&P 500, que se bajó un 4,1%, su peor desempeño desde agosto de 2011, mientras que el índice compuesto del mercado Nasdaq restó 3,78%.

La caída libre en Nueva York estuvo motivada por el temor a un alza más agresiva de los tipos de interés que pueda repercutir en la inflación de la primera economía mundial, que ya lleva varios días en el punto de mira por el alza de los rendimientos del Tesoro.

El Nikkei acentuó sus pérdidas después de que la divisa japonesa, el yen, experimentara una temida apreciación frente al dólar estadounidense, una tendencia que perjudica a los exportadores japoneses y que terminó de minar el ánimo de los inversores.

El billete verde pasó en pocos minutos de intercambiarse en torno a los 109 yenes a situarse en un pico de 108,62 yenes y arrastró al selectivo de referencia nipón más de un 7% momentáneamente.

El ministro nipón de Economía, Comercio e Industria, Hiroshige Seko, dijo tras la abrupta caída que seguirá vigilando el mercado y restó importancia al desplome señalando el buen momento que viven las ganancias de empresariales en el país asiático.

"Los beneficios corporativos están en niveles récord y la tendencia de la economía japonesa no es nada pesimista", manifestó Seko en declaraciones recogidas por la agencia de noticias Kyodo.