Público
Público

Huelga en El Prat Los trabajadores vuelven a rechazar la oferta de la Generalitat y la huelga sigue adelante en El Prat

La plantilla de Eulen vota mayoritariamente (150 votos en contra, 36 a favor y uno nulo) contra la propuesta del plus de 200 euros mensuales en 12 pagas al año puesta sobre la mesa. El paro indefinido comienza a las 00.00 horas del lunes

Publicidad
Media: 4.57
Votos: 7
Comentarios:

Controles de seguridad del aeropuerto de Barcelona-El Prat. EFE/Quique García

La huelga indefinida de 24 horas de los trabajadores de los controles de seguridad de Eulen en el  Aeropuerto de Barcelona-El Prat arranca finalmente a las 00.00 horas de este (Barcelona) despues de rechazar en una nueva votación a la propuesta de la Generalitat que incluía como punto más destado un plus de 200 euros mensuales en 12 pagas al año.

Los trabajadores han vuelto a votar este domingo, después de una primera votación el pasado jueves, y han vuelto a pronunciarse mayoritariamente contra la propuesta que el Govern catalán puso sobre la mesa para resolver el conflicto. En la jornada de hoy han participado 187 trabajadores, de los cuales 150 han votado en contra, 36 a favor y un voto nulo. Así lo han decidido los participantes en la votación celebrada este domingo en el Casal Cívic Delta del Llobregat, en El Prat de Llobregat (Barcelona), que ha comenzado a las 11.00 y ha terminado sobre las 18.00 horas, según los datos facilitados por el asesor del comité de huelga, Juan Carlos Giménez, al término del recuento.

El pasado jueves votaron 176 trabajadores (once menos que este domingo) en la primera asamblea, en la que además de la propuesta de mediación también se valoraron otras tres que no habían sido consensuadas. En esa ocasión, venció la propuesta de aumento salarial de 250 euros en 15 pagas, mientras que la oferta de la Generalitat solo obtuvo dos votos.

Los miembros del comité de huelga de Eulen realizan el recuento de votos tras la asamblea en la que se ha decidido mantener la convocatoria de huelga indefinida de 24 horas en los controles de seguridad del aeropuerto de Barcelona. EFE/Quique García

El rechazo a la oferta realizada por la empresa Eulen tras la mediación de la Generalitat se ha producido pese a la amenaza del Gobierno central de que el mantenimiento de los paros llevaría a la Guardia Civil a asumir el control de los accesos del aeropuerto y a solicitar un arbitraje que sería obligatorio para los trabajadores. La Delegación del Gobierno en Cataluña ha decretado unos servicios mínimos del 90% para la huelga, de cara a "garantizar el funcionamiento de los servicios esenciales".

Los trabajadores denuncian que el arbitraje obligatorio se impondrá en virtud de "una ley franquista"

El abogado de los trabajadores, Leopoldo García Quintero, ha asegurado que la asamblea de este domingo ha estado marcada por "una arrogancia absolutamente incompatible con los principios básicos del derecho" por parte del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, a quien ha acusado de amenazar a los huelguistas con un laudo. Quintero también ha arremetido también contra los servicios mínimos del 90% fijados por la Delegación del Gobierno en Cataluya, que ha tachado de abusiva, y ha defendido que se han cumplido "escrupulosamente".

"Mientras no se quiebren los servicios mínimos no se puede ir al arbitraje obligatorio", ha continuado García Quintero, quien ha añadido que tal  arbitraje obligatorio se impondría en virtud de "una ley franquista" cuyo "vigor ha quedado claramente desautorizado por las sentencias del Tribunal Constitucional".

"La imposición del arbitraje obligatorio es una anomalía absoluta y un atentado directo al derecho fundamental a la huelga", ha denunciado. García Quinteiro ha asegurado que los servicios mínimos "se van a cumplir", como "se han cumplido escrupulosamente" hasta ahora.

Sobre la presencia más efectivos de la Guardia Civil en El Prat, García Quinteiro ha relatado que el Gobierno lo ha justificado no porque vayan a sustituir a los trabajadores en huelga, lo que sería ilegal, ha dicho, sino para "reforzar la seguridad".

Efectivos de la Guardia Civil trabajan en los accesos a las puertas de embarque del aeropuerto de Barcelona-El Prat . EFE/Quique García

"Han pretendido crear una escena de problema de orden público con la presunción de que serían los propios usuarios quien se enfrentarían con los trabajadores", ha aseverado, aunque ha celebrado que no se haya producido tal situación.

UGT: "Los trabajadores han soportado las presiones"

La Unión General de Trabajadores (UGT) ha mostrado este domingo su solidaridad se solidariza con los trabajadores de la empresa de seguridad Eulen del Aeropuerto de Barcelona-El Prat "por haber soportado estoicamente las presiones sufridas desde Fomento donde se ha pretendido responsabilizar a los vigilantes de una situación donde el máximo culpable es sin duda el Gobierno del PP".

UGT ha tachado de "actuaciones de un bajo perfil político" las del conflicto de El Prat donde, según el sindicato, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, "ha camuflado en garantías de seguridad elementos como introducir a la Guardia Civil y el sometimiento a un laudo, con la única intención de desacreditar la imagen de los vigilantes en conflicto y forzar un acuerdo ante una crisis que en ningún momento el Ejecutivo ha sido capaz de gestionar".