Publicado: 21.10.2015 18:03 |Actualizado: 22.10.2015 15:18

El recibo de la luz se ha triplicado en los últimos treinta años

El portavoz de FACUA, Rubén Sánchez denuncia las privatizaciones y liberalizaciones trampa de hasta cinco sectores llevadas a cabo por los últimos Gobiernos que han tenido como consecuencia descomunales subidas de precios y la proliferación de fraudes masivos ante los que los ejecutivos no actúan.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Contadores de la luz

Contadores de la luz

MADRID.- El recibo de la luz se ha triplicado en los últimos treinta años, mucho más de lo que ha crecido el salario de los consumidores espñoles. Ésta es una de las ideas principales que recoge Rubén Sánchez en su nuevo libro, Timocracia . Sánchez, periodista y portavoz de FACUA-Consumidores en Acción, denuncia cómo en los últimos treinta años, las privatizaciones y liberalizaciones trampa de sectores como la gasolina, la luz, el gas y las telecomunicaciones han tenido como consecuencia descomunales subidas de precios y la proliferación de fraudes masivos ante los que los gobiernos no actúan.

"Las que en los años 80 eran nuestras principales empresas públicas han pasado a manos de bancos, fondos de inversión, gobiernos extranjeros...", denuncia el portavoz de FACUA en las primeras páginas del libro, el cual desde hoy ya está disponible en versión impresa y online. "En sus consejos de administración se sientan muchos de los que antes eran ministros. Y las dos grandes compañías energéticas han tenido a sueldo a los presidentes que iniciaron las privatizaciones y desregulaciones: Felipe González (PSOE, Gas Natural Fenosa, cuyos principales accionistas son La Caixa y Repsol) y José María Aznar (PP, Endesa, bajo el control del Gobierno de Italia)".

"Estas puertas giratorias", denuncia Sánchez, "suponen para muchos políticos un pago en diferido por los servicios prestados cuando ejercían el poder -o más bien cuando eran las marionetas de quienes realmente lo tienen".



Las repercusiones para la ciudadanía las aclara Sánchez al afirmar "Así que los consumidores hemos tenido que indemnizar a las grandes eléctricas con decenas de miles de millones de euros porque había que creerse lo carísimo que les estaba suponiendo producir la energía y la estábamos pagando demasiado barata".

Un ejemplo es la subida de la factura eléctrica en los últimos treinta años, que prácticamente se ha triplicado, al pasar de 25,41 euros al mes en octubre de 1985 a los 76,97 euros de media en lo que va del presente año. Así, el recibo medio de la luz ha subido en este tiempo un 187%, un porcentaje en el que según Facua han tenido un importante peso los sectores objeto de las privatizaciones y liberalizaciones trampa. Sin embargo, el salario medio de los españoles en estas tres décadas ha crecido sólo un 131%, cincuenta y seis puntos menos, pasando de 817 euros a 1.891 euros mensuales.

Así, si en octubre de 1985, el usuario medio pagaba por la luz 25,41 euros al mes, actualmente, la cifra asciende a 76,97 euros al mes. De esta forma, en diez años la subida ha sido del 72%. En veinte años, del 55%, y en tres décadas, del 203%.

Portada del libro de Rubén Sánchez, Timocracia

El butano tampoco se queda atrás. Si en 1985 la bombona de 12,5 kilogramos estaba en 5,29 euros en mayo de 2013 batió todos sus records, cuando el Gobierno fijó el precio en 17,50 euros, que mantuvo durante veintidós meses. La subida con respecto a 1985 representaba nada menos que el 231%. Pero durante 2015, que casualmente es año electoral, la bombona ha bajado cuatro veces. En octubre cuesta 12,76 euros, un 25% por encima del precio de hace diez años y un 141% más que hace tres décadas.

El incremento del gas natural también ha sido considerable, pasando de 24,85 euros al mes en 1985 a los actuales 52,36 euros mensuales. En total, la subida en tres décadas asciende al 111%.

La telefonía fija también es protagonista en este escenario de subidas continuas, como reflejan los datos. Si en 1985 la cuota mensual por tener una línea con la Compañía Telefónica Nacional de España era de 6,01 euros, con un coste situado entre 15 y 67 céntimos por una conversación de dos minutos, en 2015 tener una línea fija con Telefónica supone una cuota mensual de como mínimo 19 euros, más del triple que la de hace 30 años -concretamente es un 207% más cara-. Otro dato destacable son las llamadas a móviles, las más habituales, que suponen 19 céntimos por el establecimiento de la comunicación -hasta un 217% más cara que en 1985- más 12 o 19 céntimos por minuto, en función del horario en que se realicen.

Los combustibles fósiles también han sufrido estos incrementos. Así, en octubre de 1985 el gasóleo costaba en España 37 céntimos de euro por litro, la gasolina súper 56 céntimos y la normal 52 céntimos. Sin embargo, estos precios no se corresponden a los de hoy: en los primeros ocho meses de 2015, el precio del gasóleo fue de una media de 1,15 euros por litro y el de la gasolina de 95 octanos 1,26 euros -un 19 y un 20% más caros que diez años atrás-. Así que llenar el depósito de gasóleo cuesta más del triple que hace treinta años -un 211% más-, mientras que la gasolina ha subido un 142%.