Publicado: 19.05.2015 18:55 |Actualizado: 19.05.2015 18:55

Tres de cada cuatro trabajadores en el mundo tiene un contrato precarios, según la OIT

Un informe de la organización internacional asegura que la inseguridad va en aumento en el mercado laboral, tanto en las economías avanzadas como en las emergentes y de bajos ingresos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder, con el informe 'Perspectivas sociales y del empleo en el mundo'. EFE/Jean-Christophe Bott

El director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder, con el informe 'Perspectivas sociales y del empleo en el mundo'. EFE/Jean-Christophe Bott

MADRID.- La inestabilidad laboral se extiende por todo el mundo, y tener un empleo fijo y con todas las garantías es cada vez menos habitual. Ese es el panorama que se observa en el informe Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo 2015, que hoy presentó la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y que pone en evidencia que la inseguridad va en aumento en el mercado laboral, tanto en las economías avanzadas como en las emergentes y de bajos ingresos.

El informe de la OIT destaca que solo una cuarta parte de los trabajadores tiene una relación laboral estable, a tiempo completo y con contrato permanente. Además,  más del 60% de los trabajadores carecen de un contrato de cualquier tipo.

"El empleo informal sigue siendo una práctica corriente en muchos países y la utilización de contratos de muy corta duración y de horarios de trabajo irregulares se está generalizando en los tramos inferiores de las cadenas de suministro mundiales", avisa la organización con sede en Ginebra.



El empleo asalariado representa sólo la mitad del empleo mundial y el restante adopta formas como el trabajo por cuenta propia,  actividades económicas familiares, u otras formas de trabajo que quedan fuera del ámbito de los acuerdos suscritos tradicionalmente entre los empleadores y los trabajadores y por tanto menos seguras.

Esta deriva no sólo afecta a todos los empleados, sino a las economías nacionales en general. La OIT asegura que este contexto "ha redundado en una insuficiencia de la demanda agregada que ha persistido con fuerza a lo largo de los años posteriores a la crisis".

En concreto, el informe estima que el desempleo y el "rezago" de los salarios han llevado a una debilidad de la demanda mundial que ya ha ocasionado pérdidas por valor de 3,7 billones de dólares (3,3 billones de euros).

La organización sugiere que la cobertura de los sistemas de protección social es a día de hoy "insuficiente"

La OIT llama a no quedarse de brazos cruzados ante esta realidad y azuza a los gobiernos a centrarse "únicamente" en promover la transición desde modalidades de empleo precario hacia otras de calidad, con empleo indefinido y a tiempo completo.

En este sentido, la OIT sugiere que la cobertura de los sistemas de protección social es a día de hoy "insuficiente", entre otras cosas, porque llevan aparejados unos criterios de admisibilidad que en la práctica dejan como únicos beneficiarios a personas con contratos de trabajo regulares.

Frente a aquellos que creen que los sistemas de protección social desincentivan el empleo, la OIT remacha que "la reducción de la protección de los trabajadores no conlleva una reducción del desempleo".  

La OIT calcul que 201 millones de personas en el mundo están desempleadas

Según la institución, la tasa mundial de desempleo es del 5,9% (201 millones de personas) y del 13% para los jóvenes, frente a un 6,4% y un 12,9%, respectivamente, en el año 2000. En la selección de los países que la OIT tomó para la presentación de su informe anual, figura Alemania, que con una tasa del 7,6% de desempleo entre los jóvenes, es el país en la mejor posición en la materia.

Entre los europeos, España exhibe la peor tasa, con un 57,9% de desempleo juvenil, mientras que Grecia tiene un 53,9% e Italia un 44,1%, según los datos recolectados por el organismo técnico de Naciones Unidas.