Público
Público

Eduardo Abad, secretario general de UPTA “La burbuja del emprendimiento empuja al abismo a miles de personas”

Eduardo Abad, secretario general de UPTA, reclama medidas para paliar la carga fiscal y mejorar el régimen de cotización y de protección social de los autónomos, un colectivo que duplica en generación de empleo a las 35 empresas del Ibex y al que se refiere como “la principal empresa del país”

Publicidad
Media: 4.31
Votos: 13
Comentarios:

Eduardo Abad, secretario general de UPTA.

Eduardo Abad lleva casi un año al frente de UPTA, la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos, donde relevó tras quince años de mandato a Sebastián Reina dentro del proceso de renovación de la organización, la principal del sector junto con ATA (Asociación de Trabajadores Autónomos), en vísperas de la tramitación de la nueva Ley del Trabajo Autónomo, “la gran espina dorsal sobre la que se tiene que vertebrar la regulación del trabajo de los autónomos”.

¿Cuáles son sus principales reclamaciones para esa nueva ley?

Hay que romper la brecha fiscal entre los autónomos que tributan a través del IRPF y los que lo hacen a través del Impuesto de Sociedades mediante empresas. Los primeros tributan casi al 40% mientras Sociedades se queda en la práctica en el 17%. Hay que abordar las deducciones de gastos, que requieren cambios sustanciales porque los autónomos no podemos deducirnos gastos que las empresas sí pueden deducir, como los empleados, las comidas y la automoción. Y queremos que el autónomo tenga el mismo grado de protección que el trabajador por cuenta ajena. El cese de actividad, el desempleo, no es universal para el autónomo pero sí para el trabajador por cuenta ajena.

¿Les han llamado en el Pacto de Toledo para hablar de pensiones?

Nosotros pedimos que los autónomos coticen sobre los ingresos reales, y en la Comisión del Pacto de Toledo pusimos sobre la mesa nuestra postura. Las cotizaciones mínimas de un quiosquero y de un notario son las mismas -267,30 euros-, pero sus rendimientos no tienen nada que ver. Proponemos un mínimo exento para quien no llegue al Salario Mínimo Interprofesional, lo que permitiría que estuvieran en el sistema y que afloraran actividades de la economía sumergida. El segundo estadio debería situarse entre estos y los que ingresan 40.000 euros netos, que somos el 70% de los autónomos. Y los que superan esa cifra deberían hacer un esfuerzo contributivo y pagar una cuota doble. Con este sistema las cuentas de la Seguridad Social serían sostenibles, porque aumentaríamos la recaudación un mínimo de 800 millones de euros al año que servirían para nivelar los 1.400 de pérdidas que tiene el RETA (Regimen Especial de Trabajadores Autónomos).

¿No da la impresión de que a veces se anuncian medidas espectaculares para los autónomos que o ya están en marcha o nunca llegan, como no pagar el IVA que no has ingresado?

Eso ya existe para los autónomos que se acogen al criterio de devengo de caja. Pero es un criterio perverso, porque obliga a estar tres años en él y hace que en ocasiones las empresas a las que suministran bienes y servicios les pongan problemas porque no pueden deducirse el IVA de esos suministros.

¿Sería viable regular el IVA en función del productor y no solo del producto?

Sería muy difícil, pero lo cierto es que en sectores como las peluquerías o los servicios veterinarios, por ejemplo, se ha subido el IVA de una manera desproporcionada y eso ha tenido efectos sobre el consumo de los ciudadanos y ha echado un freno tremendo al desarrollo de esas actividades, las ha hecho menos rentables y ha hecho que muchos autónomos se caigan. En España hay suficientes obligaciones fiscales como para que el año pasado se subieran muchas de ellas a través del IVA. SI va a haber una rebaja, merecida, para los servicios culturales, no es menos cierto que hay otros que deben de acogerse a la misma bajada, porque son herramientas de utilización diaria.

¿Cuántos autónomos hay hoy en España y qué flujos de entrada y salida en el sistema se están dando?

Esta semana éramos 3.177.414. El año pasado se dieron de alta 700.000 autónomos y hubo 690.000 bajas. Apenas hemos ganado 14.000 en términos netos, y en los años anteriores ocurrió lo mismo. Llevamos años gastando 400 millones de euros de las arcas públicas para meter gente en el mercado de trabajo, pero no hemos hecho políticas de consolidación de esos negocios y, por lo tanto, hemos creado una burbuja del emprendimiento. Algo estamos haciendo mal. Y además estamos empujando a personas a un abismo que no tiene sentido. El 80% de los negocios no supera los tres años, y eso es una absoluta barbaridad.

Entonces, el emprendimiento no sería la solución a los problemas de deterioro del mercado laboral español.

Lo que hoy tenemos es cantidad en lugar de calidad, y queremos cambiarlo por un emprendimiento de calidad, sostenible. No puede ser un emprendimiento obligado en el que personas que no tienen otro recurso para entrar en el mercado de trabajo se vean arrastradas y pongan su última esperanza en el, porque la mayoría de ellos van a contraer deudas que no podrán cubrir. No todo el mundo puede ser emprendedor, no todo el mundo tiene las condiciones para ser autónomo. Y el consumo interno da para lo que da.

¿Qué políticas serían necesarias para hacer sostenible el emprendimiento?

Hay que consolidar los negocios, y se necesita un relevo generacional. Solo 140.000 menores de 30 años se dieron de alta como autónomos el año pasado, mientras que en los próximos diez años se van a jubilar los 700.000 autónomos que tienen más de 55 años. Hagamos un plan de relevo que permita que personas sin cualificación profesional y académica puedan ocupar un puesto de trabajo cogiendo el relevo de esos negocios con un contrato de formación y aprendizaje que les permita, en los dos últimos años de antigüedad de ese autónomo, hacerse cargo del negocio. Con eso, además, permitiríamos que se mantengan los servicios en el mundo rural, que es donde están la mayoría de los autónomos que se van a jubilar. Tendremos que asentar los servicios para permitir que se recupere población.

Esos más de tres millones duplican con creces el empleo que generan las 35 empresas del Ibex, pero el trato que recibe el trabajo autónomo y la gran empresa no es el mismo…

A esos 3,17 millones hay que sumarles los 844.000 puestos de trabajo que damos los autónomos. Estaríamos hablando de más de cuatro millones, uno de cada cuatro trabajadores de este país. El Gobierno debería tomar consciencia de que esta es la gran empresa del país. Somos poco productivos, porque solo generamos el 20% del PIB, pero para ser más productivos necesitamos herramientas.

¿Por qué el autónomo nunca aparece en las grandes mesas del diálogo social, con los sindicatos y las patronales?

Hay un elemento fundamental que es el Consejo del Trabajo Autónomo, para cuya creación hemos arrancado un compromiso junto con ATA. Es fundamental para tener una mesa de diálogo estable. Hace unas semanas subió el 8% la cuota de Seguridad Social de los autónomos societarios. ¿No es una subida suficientemente importante como para tratarla en una mesa estable? O también el tremendo lío de la liquidación del IVA este mes de enero.