Público
Público

Vodafone cobrará 2,5 euros si se llama para pedir el PIN del móvil

La operadora argumenta que comienza a cobrar algunas gestiones que se hacen por telefóno para "fomentar el uso de otros canales" como su app o la web

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:

Logotipo de la operadora. EUROPA PRESS

Vodafone ha empezado a cobrar 2,5 euros a sus clientes por realizar gestiones como solicitar los códigos PIN o PUK o modificar las condiciones del contrato a través de la atención telefónica. La operadora argumenta que con esto pretende formentar otros canales como la aplicación móvil o la pagina web.

La compañía ha explicado que estas gestiones que se están cobrando es posible realizarlas a través de otros canales "completamente gratuitos" como la aplicación 'Mi Vodafone' o el servicio de reconocimiento de voz. Consideran que estos canales ofrecen más facilidades tanto al usuario como a la empresa y cada vez son más usados por sus abonados.

Argumentan que estas gestiones, que ahora son de pago, representan "tan solo" el 1,6% de las llamadas de particulares que recibe el servicio de atención al cliente de la operadora

Entre las gestiones que pasarán a ser de pago en los servicios de atención telefónica se encuentran las solicitudes de los números PIN o PUK, la petición de un duplicado de factura, la modificación del contrato o un cambio de cuenta bancaria.

UGT y la OCU critican esta decisión de la operadora

UGT a través de un comunicado, ha criticado esta medida al considerar "una paradoja insultante", ya que supone pagar más por recibir un servicio que está incluido en la relación contractual cliente-operadora y que responde a "la lógica más elemental" en la asistencia básica que una entidad proveedora de servicios debe prestar a sus clientes.

El sindicato teme que el descenso de número de llamadas que producirá el coste de las mismas pudiera generar una pérdida de empleo en el servicio telefónico de atención al cliente.

Por su parte, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha denunciado a Vodafone ante la Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid por cobrar a sus clientes por realizar telefónicamente una serie de consultas o gestiones que venían siendo gratuitas hasta ahora.