Público
Público

Resultados Volkswagen deja atrás el escándalo por los motores diésel y gana 5.144 millones en 2016

El grupo alemán ha reparado hasta la fecha más de cuatro millones de vehículos afectados por el caso del software que alteraba las emisiones de óxidos de nitrógeno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Vehículos del grupo Volkswagen son guardados en una de las dos torres de almacenaje del centro Autodstad en Wolfsburgo (Alemania). EFE/Carsten Koall

El grupo automovilístico alemán Volkswagen contabilizó un beneficio neto atribuido de 5.144 millones de euros durante el año pasado, en comparación con los números rojos de 1.582 millones de euros registrados en el conjunto de 2015, según anunció la compañía, que hizo frente a unos efectos extraordinarios, principalmente derivados de las provisiones por el caso del software, de 7.520 millones de euros.

La compañía explicó que el año pasado experimentó un gran avance a la hora de superar la crisis del diésel, que estalló en septiembre de 2015, mejorando las previsiones iniciales y a pesar que sus resultados económicos se vieron impactados por unos extraordinarios de 7.250 millones de euros, lo que supone un fuerte descenso del 55,4% en comparación con la partida de 16.893 millones de euros contabilizada el año anterior.

Volkswagen realizó en 2015 provisiones de 16.200 millones de euros con el fin de anticipar el impacto sobre su negocio del caso del software, mientras que en 2016 esta partida alcanzó un importe de 6.400 millones de euros, situando el total en dos años en 22.600 millones de euros.

En Estados Unidos, la empresa tendrá que hacer frente al pago de alrededor de 24.000 millones de euros, después de alcanzar un acuerdo con el Departamento de Justicia del país, en concepto de multas, reparaciones técnicas, recompra de vehículos y también por las contribuciones que tendrá que realizar a la mejora de la calidad del aire y al impulso de tecnologías 'verdes' en el país.

El consejero delegado de Volkswagen, Matthias Müller, durante la rueda de prensa para presentar los resultados anuales de la empresa en Wolfsburgo (Alemania). EFE/Carsten Koall

El consejero delegado de la corporación, Matthias Müller, aseguró que Volkswagen seguirá siendo uno de los fabricantes de automóviles de mayor éxito en 2025. "También seremos un proveedor internacional líder de movilidad sostenible y estableceremos los estándares de nuevos servicios de movilidad", añadió.

La facturación del consorcio al cierre del año pasado se elevó un 1,9%, hasta 217.267 millones de euros, mientras que sus ventas mundiales de vehículos alcanzaron una cifra récord de 10,29 millones de unidades, lo que supone una progresión del 3,7% respecto a 2015 y le permitió finalizar el ejercicio como el primer fabricante mundial de automóviles por delante de Toyota.

Müller aseguró que todas las marcas del grupo lograron beneficio y contribuyeron al crecimiento de la compañía: Volkswagen Turismos logró un beneficio operativo de 1.869 millones (una disminución del 11,1%), con una facturación de 105.651 millones (0,6% menos); Audi ganó 4.846 millones (un 5,6% menos), y facturó 59.317 millones (un 1,5% más); la marca checa Skoda obtuvo un beneficio operativo de 1.197 millones (un 30,9%), con unos ingresos de 13.705 millones (un 9,8% más); la española Seat contabilizó ganancias operativas de 153 millones, al tiempo que su cifra de negocio creció hasta 8.894 millones (un 3,8% más); Bentley tuvo un beneficio operativo de 112 millones de euros (+1,5% más) y sus ingresos se elevaron a 2.031 millones (un 4,9% más); Porsche ganó 3.877 millones (un 13,9% más) y facturó 22.318 millones (un 3,6% más).
Mientras, Volkswagen Vehículos Comerciales obtuvo un beneficio operativo de 455 millones de euros en 2016 (+19%) y unos ingresos de 11.120 millones de euros (+7,5%); la sueca Scania mejoró un 4,4% su beneficio anual, con 1.072 millones de euros, y un 7,9% su facturación, hasta 11.303 millones de euros. Y MAN registró unas ganancias operativas de 230 millones de euros, respecto a los números rojos de 4 millones de euros de 2015, con una cifra de negocio de 10.005 millones de euros, un 0,5% más.

El máximo responsable de la multinacional apuntó que este significativo crecimiento comercial se registró, a pesar del impacto de la crisis del diésel y de la complicada situación experimentada en algunos mercados como Brasil y Rusia, a lo que contribuyó la evolución positiva de Europa Occidental y Central y de la región de Asia-Pacífico.

Línea de montaje del Volkswagen Golf en la fábrica de la marca alemana en Wolfsburgo. REUTERS/Fabian Bimmer

La entidad con sede en Wolfsburg logró un beneficio operativo de 7.103 millones de euros en el conjunto de 2016, en comparación con las pérdidas de 4.069 millones de euros del año precedente. Esta cifra se hubiera alzando hasta un récord de 14.600 millones de euros (+14%) sin contar con los extraordinarios, mientras que el beneficio antes de impuestos fue de 7.292 millones de euros, contra unos números rojos de 1.301 millones de euros en 2015.

De cara al año actual, la multinacional confía en volver a registrar un nuevo récord mundial de ventas. Así, la previsión para este ejercicio contempla mejorar hasta un 4% los ingresos del conjunto del grupo y de las divisiones de Turismos y de Vehículos Comerciales, mientras que el margen operativo se situará en la horquilla de entre el 6% y el 7%, en línea con el 6,7% contabilizado en el año que acaba de finalizar.

Objetivo: reparar 11 millones de vehículos

El grupo alemán de automóviles Volkswagen ha reparado hasta la fecha más de cuatro millones de vehículos afectados por el caso del software que alteraba las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) cuando detectaba que el modelo estaba siendo objeto de pruebas de laboratorio, según anunció el consejero delegado.

Müller afirmó que hasta la fecha los volúmenes de reparación de vehículos en Alemania ascienden a más de 1,5 millones de unidades y confirmó que el objetivo del grupo es completar las modificaciones en los alrededor de 11 millones de unidades afectadas hasta el próximo otoño.

El directivo indicó que la corporación, "tal y como había prometido", ha puesto en marcha una investigación sobre el caso del diésel, tanto de carácter interno como externo y afirmó que próximamente se nombrará un auditor externo que supervise el cumplimiento de los acuerdos alcanzados en Estados Unidos.