Público
Público

El 15-M debate sobre el uso que dará al hotel ocupado en Madrid

Afectados por las hipotecas piden que se utilice para el realojo temporal de desahuciados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras varios años cerrado y abandonado el Hotel Madrid, en la calle de Carretas de la capital, volvió ayer a abrir al público, aunque no de manera convencional. Desde su ocupación en la madrugada del pasado domingo por un grupo de simpatizantes del 15-M, las entradas al edificio se habían hecho con cuentagotas. ¿El motivo? La necesidad de 'tener cautela' ante la posibilidad de que se produjera un desalojo, según declaró una de las mediadoras que hacía guardia frente a la puerta.

La apertura del hotel tenía como objetivo la celebración de una asamblea que incluía en el orden del día el debate de cuestiones logísticas y los posibles usos que se le pueden dar al edificio a corto plazo. Al final, la estrechez del improvisado espacio, en uno de los salones de un hotel que aún conserva intactas cortinas, lámparas e incluso bombillas, provocó que la asamblea se acabara trasladando a una plaza cercana.

El 15-M teme que se repitan en el hotel los errores de la acampada de Sol

En esta asamblea, Chema Ruiz, portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), propuso que una parte del edificio se destinara al realojo temporal de familias desahuciadas hasta que puedan ser reubicadas en otras viviendas de protección oficial o propiedad de entidades financieras. Asimismo, propuso que el espacio se destinara a la organización de talleres e iniciativas de autoempleo para personas en paro. 'Nos parece una idea perfecta poder utilizar este edificio como columna vertebral de nuestras reivindicaciones y de las del 15-M', afirmó.

Aunque esta propuesta no se llegó a votar, la asamblea la recibió con una gran ovación y decenas de manos agitándose en el aire, que es la forma en que los indignados muestran su acuerdo con una iniciativa.

También tomó la palabra un representante de la asociación de cooperativistas, que planteó la posibilidad de instalarse en el hotel para exigir soluciones a la estafa millonaria que consideran haber sufrido al pagar a cooperativas dependientes de Ofigevi y Gespozuelo para que construyesen unas viviendas que nunca han edificado.

La asamblea decide darse un margen de tiempo para pensar las alternativas

'La vivienda es una necesidad básica. Vamos a ayudar primero a la gente que se ha quedado en la calle', argumentó a continuación uno de los participantes.

Poco después, otro indignado sacó a colación una de las polémicas que circula en el seno del movimiento respecto a la ocupación del hotel. 'Creo que es importante que esto no se vea como algo subversivo, como una ocupación con K', matizó. En este sentido, calificó de 'positivo' el realojo de desahuciados 'para que se vea de dónde viene esta ocupación'.

Otras de las propuestas de uso que se debatieron en la asamblea fueron la creación en el hotel de una universidad popular, la utilización del espacio como lugar de trabajo de las comisiones del 15-M o la habilitación de un centro social.

Al término de la asamblea, el único consenso al que se llegó fue dar un margen de tiempo para pensar las propuestas recogidas antes de ser valoradas de nuevo. Así, se emplazó a los presentes a una nueva asamblea monotemática para el miércoles.

Otro de los temas que fue ampliamente tratado en la asamblea fue la organización interna del edificio ocupado, que ya comienza a articularse con una estructura muy similar a la de la acampada de Sol. Algunos participantes expresaron su temor a que se repitan en este edificio algunos de los errores del campamento que estuvo instalado en el kilómetro cero de la capital durante casi un mes.

La relación con los medios de comunicación fue otro aspecto del que se habló en la asamblea, tras una jornada algo tensa en la que algunos indignados intentaron que los cámaras de televisión y fotógrafos no les tomaran imágenes en la calle.