Público
Público

El 15-M influyó en el voto del 27,9% de los madrileños

Los indignados contribuyeron a que el 8,9% de los electores cambiaran sus intenciones a la hora de votar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La irrupción del movimiento de los indignados tuvo consecuencias políticas en las elecciones del pasado 22 de mayo, según ha revelado una encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sobre las elecciones municipales y autonómicas realizada en mayo y julio en la Comunidad de Madrid.

El sondeo recoge en su pregunta 18 una cuestión específica relativa a la influencia del 15-M a la hora de decidir el voto. Ante la pregunta '¿Hasta qué punto ha tenido en cuenta las movilizaciones que se han producido recientemente bajo nombre de democracia real o 15-M?', el 10,2 % de los encuestados respondió que la actuación de los indignados le influyó 'bastante' y un 8% aseguró que 'mucho'. Además hubo un 9,7% que reconoció que le afectó 'un poco'.

El 14,4% de los encuestados dice que el 15-M le animó a ir a votar

Dentro de ese 27,9% que sí se vio influido por la actuación de los indignados, un 33% de ellos se reafirmó en la intención del partido que ya había pensado votar, mientras que al 8,9% le cambió el sentido del voto. Por otro lado, el 14,4% de los encuestados reconoce que el 15-M le animó a ir a votar, frente a otro 8,9% que, a raíz de las protestas ciudadanas, decidió votar en blanco o nulo.

Al cruzar las respuestas con variables de clase social el estudio demuestra que los obreros cualificados fueron el colectivo al que los indignados consiguieron cambiar en mayor medida la papeleta del partido al que inicialmente habían decidido ofrecer su voto. En contraposición, las clases altas, medias y obreros no cualificados vieron reafirmadas sus posiciones políticas y votaron tal y como tenían pensado.

Fuga de votos en el PSOE

El 11% de los votantes del PSOE de 2008 se decantó el 22-M por Aguirre

Según esta misma encuesta, el 11,3% de los madrileños que votó a José Luis Rodríguez Zapatero en las elecciones generales de 2008 cambió la papeleta el 22 de mayo y dio su confianza a Esperanza Aguirre, mientras que el 10% de los antiguos votantes socialistas se decantó por Izquierda Unida. Además, otro 7,5% del electorado del PSOE en la anterior cita en las urnas depositó su apoyo en UPyD el 22-M.

En cambio, no hubo un gran trasvase de votos desde el PP a otros partidos. Sólo el 0,8% decidió votar en 2011 al Partido Socialista, el mismo porcentaje a IU y el 1,5% fue a parar a la formación de Rosa Díez.