Público
Público

El 15-M lleva la protesta a la puerta de las sedes de PSOE y PP

  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una columna de indignados recorrió ayer los dos kilómetros y medio que separan la sede del PSOE, en la calle Ferraz, de la del PP, que se ubica en Génova. La protesta trascurrió entre gritos contra la reforma constitucional y a favor de un referéndum popular vinculante. Y lo hizo de un modo peculiar, ya que los varios centenares de manifestantes que acudieron a la cita del Movimiento 15-M caminaron por las aceras de la calle Alberto Aguilera después de que la Policía les pidiese que dejasen libre la calle. 'Atención, les habla la Policía. Esta manifestación no ha sido comunicada a la Delegación del Gobierno y, por tanto, no ha sido autorizada. Abandonen la calzada', se escuchó desde uno de los más de 20 furgones policiales que acompañaron la marcha.

Una protesta que pretendía hacer llegar la opinión del 15-M a los partidos que han pactado la reforma acerca de dicha medida. Un objetivo que sólo lograron a medias, puesto que la Policía impidió el paso a los indignados a la calle en que está situada la sede del PSOE. Sin embargo, sí pudieron recitar su manifiesto, preparado por el grupo de trabajo de economía, ante el cuartel general del PP. En el texto se expresan los motivos por los que el 15-M rechaza 'total y contundentemente' la reforma. Hoy una nueva protesta recorrerá las calles de Madrid a partir de las 19 horas.