Público
Público

El 15-M pide una banca pública que abra el grifo del crédito

Los indignados denuncian el "expolio" al que los bancos han sometido a las cajas de ahorros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con la vista puesta en la reforma del sistema financiero que el Ejecutivo de Mariano Rajoy aprobará previsiblemente el próximo viernes, el grupo de trabajo de economía del 15-M de Madrid celebró el pasado fin de semana un foro en el que debatió sobre el 'expolio' que, a juicio de los miembros de este grupo, han sufrido las cajas de ahorros al ser 'vendidas a precio de saldo' tras ser rescatadas con dinero público. Los indignados también aprovecharon este escenario para volver a poner sobre la mesa la necesidad de crear una banca pública 'democrática, transparente y libre de especulación'.

En el encuentro se presentó un manifiesto en el que este grupo, dedicado al análisis y el debate económico, censura la 'irresponsabilidad' de la banca, a la que sitúan como 'principal provocadora' y 'beneficiaria' de lo que denominan como 'burbuja financiera'. '[Los bancos] han prestado por encima de lo legalmente permitido y sin la prudencia requerida; han solicitado enormes créditos en el exterior para seguir haciendo negocio y se han inventado productos financieros cada vez más opacos y tóxicos buscando meramente su propio lucro', denuncian.

Los indignados también reprueban el papel que las cajas de ahorros han desempeñado en los últimos años. Así, afirman que el funcionamiento de estas entidades 'ha emulado al de la banca privada' y rechazan el hecho de que 'su crédito y su financiación' haya ido a 'respaldar las inversiones y gastos megalómanos de políticos y empresarios corruptos'.

Los integrantes del 15-M abogan por que la actual infraestructura de las cajas de ahorros sirva de base para la creación de una banca pública 'real', que ponga el crédito 'a disposición de los proyectos económicos de más interés social' y que cumpla su función de proveedor de crédito a las familias y las empresas. 'El objetivo es deshacernos de la mala imagen que tiene ahora la gente de las cajas de ahorro', admite Carmen Rodríguez, que colabora en el grupo de trabajo de economía surgido de la acampada de la Puerta del Sol de Madrid.

Rodríguez asegura que la crisis 'ha puesto de manifiesto que hace falta una banca pública que abra nuevas vías de financiación, algo que dice no está haciendo la banca privada. Es la única manera de asegurar que el dinero público se invierte en el interés colectivo. Necesitamos apostar por la economía real', sentencia.