Público
Público

El 15-M sevillano recoge alimentos para las hermandades que ayudan

Hay varios comedores sociales gestionados por diversas hermandades cristianas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

“Nos parece una enorme y obscena contradicción que mientras el papa, en Madrid, se da un baño de multitudes, en España hay ya más de dos millones de personas que no tienen recursos para comprar alimentos todos los días”.

Con este planteamiento y en respuesta “al despilfarro de dinero que supone la visita del papa”, el Movimiento 15-M sevillano ha iniciado una recogida de alimentos para un economato social sevillano y varios comedores sociales gestionados por diversas hermandades cristianas, como La Salle o La Paz, que dan servicio a cerca de 500 familias, según datos ofrecidos por el 15-M.

Elena Contreras, una de las encargadas de la recogida de alimentos, lamenta que haya quien califique al 15-M de ir contra el cristianismo. “Lo que nosotros queremos es ayudar a los necesitados y entregamos en este caso alimentos a las hermandades que lo hacen. La visita del papa y el despilfarro que conlleva son otra cosa”, sostiene Contreras.

La recogida se inició el pasado jueves frente a las puertas del Arzobispado de Sevilla que, según denuncia el movimiento en un comunicado, “no salió a entregar nada, como sí hicieron numerosas personas anónimas”. El puesto de recogida se trasladó el viernes a las inmediaciones del mercado de la calle Feria, donde estará activo hasta la tarde del domingo.

Contreras hizo especial hincapié en la necesidad de aceite “porque escasea bastante en las donaciones al ser tan caro”, aunque también buscan aportaciones “para los peques” como chocolatinas o golosinas. “En muchas de las familias que acuden a los comedores sociales hay críos y ellos también tienen derecho a tomarse una chuchería de vez en cuando”, afirma Contreras.

El balance global de la recogida se hará el domingo en la Plaza de la Encarnación, epicentro del Movimiento 15-M en Sevilla. Allí, mientras sigue abierta la recepción de alimentos, se hará lectura de un manifiesto que contrapondrá el gasto que supone la visita del papa y la necesidad de solucionar la hambruna en el Cuerno de África.