Público
Público

Cuando el 0,17% representa la "práctica totalidad"

En Madrid hay 35.000 médicos colegiados. Sólo 56 han objetado al aborto en el Colegio de Médicos, en contra de lo asegurado por la Comunidad de Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'En Madrid la mayoría de los médicos, por no decir la práctica totalidad con excepciones, se niegan a hacer a abortos'. Con esta contundente frase el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández Lasquetty, criticaba la semana pasada la entrada en vigor de la reforma de la ley del aborto . El consejero del Gobierno de Esperanza Aguirre no aportó ninguna cifra para sustentar su afirmación. 

Pero sí hay cifras: en Madrid hay colegiados unos 35.000 médicos, de los cuales, hasta ahora, sólo 56 se han inscrito en el Registro de Objetores de Conciencia del Colegio de Médicos de Madrid (ICOMEM) en materia de aborto en los cuatro años que lleva abierto (desde 2006).

Para inscribirse en el Registro de Objetores de Conciencia del Colegio de Médicos de Madrid es necesario enviar una carta firmada a la Comisión Deontológica haciendo constar nombre y apellidos, número de colegiado, y práctica o prácticas de las que objeta. No es necesario especificar la especialidad, por lo que puede que no todos los médicos inscritos sean ginecólogos. 

'Imagino que ahorá empezarán a subir [los objetores]', cuenta sin mucha certeza en sus palabras una portavoz del Colegio de Médicos de Madrid a Publico.es. Desde  que entró en vigor la nueva ley no ha habido cambios significativos.

Esta portavoz también recuerda que el suyo no es el único registro de objetores de conciencia: 'Ayer me informaron de que el hospital clínico San Carlos también esta haciendo su propia lista de objetores'. Pero el del Colegio de Médicos es uno de los más conocidos ya que sirve de respaldo legal a los médicos que por razones de conciencia no quieran realizar abortos. 

Por su parte, la presidenta regional, Esperanza Aguirre, afirmó que 'no todos' los casos de abortos en la Comunidad de Madrid se están remitiendo a clínicas privadas, ya que cuando no hay objeción de conciencia en los hospitales públicos se suele hacer la intervención en los mismos.