Publicado: 24.06.2014 21:16 |Actualizado: 24.06.2014 21:16

En 2013 se cometieron por redes sociales más de 11.000 delitos relacionados con el odio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez Vázquez, ha avanzado que a lo largo de todo el año 2013 se han detectado a través de las redes sociales en España un total de 50.400 delitos, más de 11.000 relativos a delitos de odio.

Así lo ha asegurado en su conferencia Riesgos y amenazas en la red en el marco del XXVI Seminario Internacional de Seguridad y Defensa que se celebra en el Parador de Toledo, donde ha explicado que a través de estas plataformas también se han cometido delitos como vejaciones leves, coacciones o tratos degradantes.

Ha detallado que el delito de odio, el más habitual, tiene como paradigma a un líder como delincuente, "que generalmente opera en un blog y se sirve de Facebook y Twitter para volcar comentarios ofensivos hacia personas o hechos".

Como ejemplo, se ha referido al accidente de circulación sufrido por la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes; o el asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco; momentos que originaron hechos delictivos de este tipo.

"En el mundo virtual hay un componente de publicidad que agrava el daño"

Ha aludido igualmente al partido de la final de la Euroliga de Baloncesto entre el Real Madrid y el Maccabi de Tel Aviv, en el que se detectaron injurias de carácter religioso; o movimientos ciudadanos como el desalojo de Can Vies en Barcelona o las protestas del barrio de Gamonal en Burgos, en las que -según ha dicho- se convocaron a los seguidores de estas manifestaciones a través de las redes sociales.

Martínez ha asegurado que si una persona comete un delito en las redes sociales "las consecuencias deben de ser las mismas" de si se realiza fuera de ellas, pero ha advertido de que en el mundo virtual "hay un componente de publicidad que agrava el daño que se produce".

El secretario de Estado de Defensa ha señalado que en lo que llevamos de 2014 han sido 20 los detenidos relacionados con delitos de sexting a través de la aplicación Whatsapp, ante lo que ha abogado por más educación hacia los menores de edad para evitar estas prácticas.

Ha indicado que algunos adolescentes "no le dan importancia a exhibir sus cuerpos desnudos a través de la cámara de su móvil para intercambiar las imágenes", algo que trae consigo "una falta de conciencia de los riesgos de la exposición".

"Los daños daños psicológicos del 'sexting' pueden ser gravísimos"

Según ha subrayado, el efecto de la difusión de estas imágenes "alcanza un alto número de visionados", y el efecto viral que consiguen hacen creer a los participantes "que no hay nada delictivo, aunque los daños psicológicos pueden ser gravísimos".

Otro de los datos ofrecidos por Martínez en su conferencia es que en lo que va de año se han detectado un total de 24 ataques a través de la red contra infraestructuras críticas del Estado, un número "reducido" pero muy importante, "ya que hablamos de infraestructuras que son soporte de servicios esenciales de los que debemos disponer".

Francisco Martínez Vázquez ha asegurado que, en términos generales, la ciberdelincuencia puede alcanzar un impacto superior a los 300.000 millones de euros en todo el mundo y que se cobra 1.080 víctimas por minuto a nivel mundial, lo que sitúa a este tipo de delincuencia con una repercusión mayor al narcotráfico.

En este sentido, ha aseverado que el impacto económico de este tipo de delincuencia puede suponer una media de 497.000 euros para grandes empresas y 38.000 euros en el caso de las pymes, además de que un solo ataque "podría costar más de 1,7 millones en pérdidas financieras".

Es por ello que Martínez ha abogado por establecer alianzas internacionales para hacer frente a este problema, asegurando que la situación "exige un diálogo internacional, ya que un solo país no puede dar respuesta a amenazas que son de tipo global".

Ha apostado igualmente por establecer una "cultura de la ciberseguridad" y por "promover un espacio internacional" para fijar "un marco de libertad que debe caracterizar las redes sociales como un entorno fiable".