Público
Público

El 25-S inicia el croquis de una nueva Constitución en un colegio privado

Tras una nueva división interna, el movimiento que promovió las protestas en el Congreso vuelve a la carga con unas jornadas con las que pretenden definir qué pasos hay que dar para que se inicie un proceso constituyente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La coordinadora 25-S, promotora de las movilizaciones en las inmediaciones del Congreso, ha convocado para los próximos 6,7,8 y 9 de diciembre en Madrid unas jornadas con las que sus impulsores pretenden alcanzar un 'consenso de mínimos' para impulsar un nuevo 'proceso constituyente participativo' en el que, dicen, la sociedad tenga 'la voz decisiva'. Este encuentro, que se celebrará en un colegio privado de la fundación Fuhem llega después de que en las últimas semanas hayan vuelto a surgir roces entre los participantes de este grupo, en el que confluyeron activos participantes del 15-M madrileño junto a desencantados militantes de partidos de izquierda o sindicalistas decepcionados con las cúpulas de las organizaciones tradicionales.

Según han relatado a este diario varios participantes y exparticipantes de la coordinadora, alrededor de veinte personas decidieron hace una semana salirse del grupo. Ahora es complicado saber cuántos activistas están en la actualidad detrás del 25-S. Sus miembros insisten en que pueden ser alrededor de medio centenar, si bien las asambleas que celebran suelen ser mucho menos numerosas. Con lo que sí cuenta este grupo es con gran capacidad de movilización en las redes sociales gracias a sus más de 16.000 seguidores en Twitter o casi 10.000 en Facebook. 

Sin embargo, la última desbandada ya se ha dejado notar en algunos aspectos. Aunque Carlos, promotor del llamado Puente Constituyente y que prefiere no dar su apellido, asegura que la decisión de celebrar estas jornadas en un centro educativo privado responde a 'necesidades logísticas' como poder contar con ordenadores, proyectores o espacios donde poder reunirse, esta elección no deja de ser llamativa. No obstante, este activista insiste en que Fuhem –que en su web se define como una fundación privada e independiente, sin ánimo de lucro y que trabaja por la construcción de una sociedad más justa y solidaria– mantiene un 'ideario' que concuerda con el que subyace en estas jornadas. Hasta el momento, el 25-S había llevado a cabo sus movilizaciones en la calle y las asambleas se siguen realizando en un centro social okupado del madrileño barrio de Chamberí.

Para este encuentro también se recomienda a las personas que quieran participar que confirmen su asistencia en una página que los promotores han creado en la red social Facebook, algo también inédito en los movimientos que giran en la órbita del 15-M. Todo, insisten, con el objetivo de agilizar la organización. En la web de la coordinadora se insiste, en cualquier caso, en el rechazo a las actitudes totalitarias y antidemocráticas. Nadie quiere que vuelva a ocurrir lo que ya pasó el pasado verano, cuando la llamada a 'ocupar el Congreso' por un grupo hasta entonces desconocido fue aprovechada por la derecha mediática y algunos políticos conservadores para intoxicar la convocatoria

La tirantez entre los impulsores del 25-S no es nueva. Y, desde su eclosión, el debate sobre la apertura de un proceso constituyente ha sido uno de los puntos de fricción. Por un lado, están los impulsores de las próximas jornadas, que, aunque sin profundizar en cómo sería ese proceso, tienen como principal objetivo la realización de una nueva Carta Magna, si bien la Constitución sólo se puede cambiar por iniciativa del Gobierno, el Congreso, el Senado o las Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas. Por otro, están las personas que consideran que el objetivo de movimientos sociales como el 25-S es 'seguir profundizando en el proceso democrático desde la sociedad civil' y 'poner el debate en la calle' sobre la necesidad de otro marco legal, entre otros asuntos.

Hasta la fecha, aseguran los promotores, un centenar de personas han confirmado su asistencia a la convocatoria del puente de diciembre a través de las redes sociales. Por el momento no hay nada definido sobre el tipo de Constitución que les gustaría tener a los participantes del 25-S. Y los objetivos para estas jornadas, asegura Carlos, pasan por elaborar una declaración política 'de mínimos' en torno a la definición de lo que es un proceso constituyente y la articulación de una hoja de ruta en la que se definan qué pasos hay que dar para que ese proceso se haga realidad. 'Queremos que sean cuatro días de debate intenso en el que todo el que quiera tenga la posibilidad de aportar ideas', concluye este activista.