Público
Público

271 goles en contra, 271 motivos para no perder la sonrisa

El club prebenjamín de fútbol Margatània termina la temporada con derrotas en todos los partidos, 271 goles en contra y solo uno a favor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

271 goles en contra y sólo uno a favor. Son las pésimas cifras con las que terminó la temporada el Margatània, club de fútbol prebenjamín de Vilanova i la Geltrú. Nunca fue tan cierto aquello de lo importante no es ganar, sino participar. Si bien Carles Gómez, entrenador del equipo, considera que 'más que participar, lo más importante es aprender a jugar en equipo'.

Hasta ahora, el club no se conocía más allá de Vilanova, aunque la historia cambió cuando aparecieron Roger Gómez, Daniel Resines y Cristina Sánchez, contadores de 'historias de perdedores, donde en el fondo está el alma de la gente', según cuenta el primero de ellos. Todo comenzó durante una comida familiar. 'El novio de mi prima me comentó que su hijo no pasaba nunca de la mitad del campo', comenta Gómez. Ahí supo que había una historia.

Esa historia se transformó en un vídeo cuyo nombre sería L'equip petit. Centrado en Haritz, el portero, muestra el penúltimo partido. Acostumbrado a recibir más de diez goles por encuentro, no se cansa de ponerse los guantes cada día. Ese partido lo perdieron 11-0 y aún así terminaron aplaudiendo en el centro del campo. Tuvieron solo una ocasión. 'La mejor de la temporada', según uno de los padres.

No sería la mejor. Gómez rememora con alegría y un poco de fastidio una llamada que recibió durante un viaje a París que le habían regalado. 'Estaba frente a Nôtre Dame y recibí una llamada de mi prima: 'Acabamos de marcar un gol en el último partido', me dijo'. Perdieron 12-1 pero en Vilanova lo celebraron como si hubieran ganado la temporada. Incluso el otro equipo se marchó enfadado al haber encajado un gol de ese club que no había marcado nunca.

Carles Gómez juega un papel esencial en la creación de este espíritu deportivo. 'El entrenador es básico en estos equipos', asegura Gómez —el realizador—. Para el míster, entrenar al Margatània termina siendo algo 'divertido'. 'Vas perdiendo todos los partidos y te das cuenta de que le das una importancia mínima', cuenta Gómez —el entrenador—, que añade que 'desde el principio, les dices que los resultados son lo de menos, lo importante es ir jugar, entrenar y aprender lo que significa ser un equipo'.

'Emma marcó el gol y estuvimos más de un minuto chillando sin parar'

En su opinión, tienen que pasarlo bien. De hecho, no hay partido que no les pregunte, incluso habiendo perdido 27 - 0 —el resultado más abultado—: '¿Lo habéis pasado bien? ¿Habéis aprendido?'

Con el tiempo, Gómez iba viendo que los chavales seguían su estela. Ya no pensaban en el resultado. 'Se acercaban a ti y te decían: 'oye, hoy hemos chutado más, hemos parado un montón de balones, ya no nos marcan más de 12 goles...' Pase lo que pase, al final siempre están felices'.

¿Y el gol en el último partido? 'Fue increíble', afirma Gómez. 'Emma marcó el gol y estuvimos más de un minuto chillando sin parar, los padres lloraban de emoción... Fue como si hubiéramos ganado un torneo importante. Todos los jugadores se acercaban gritando: 'Hemos marcado un gol, hemos marcado un gol''. Había que celebrarlo y por eso el míster los invitó a todos a 'un Happy Meal'. 'Estamos muy contentos y orgullosos, tanto yo como sus padres', comenta Gómez.

El año que viene, la intención es la misma. Saber jugar en equipo y aprender que 'todos son importantes' sin olvidar, por supuesto, el fútbol. Y allí estará El Cangrejo, cámara en mano, para mostrar una nueva temporada del Margatània.


 

Roger Gómez, Daniel Resines y Cristina Sánchez forman parte de la microproductora El Cangrejo. En cuanto nació la historia tras la comida familiar, se pusieron en contacto con los padres de los chavales para proponerles la grabación de una especie de documental sobre el equipo y 'se mostraron encantados'. 'Después de eso, fuimos a un día del entrenamiento y luego al partido del día siguiente', recuerda Gómez.

A pesar de las derrotas, no hay derrotismo La idea inicial era preparar un teaser que mostrase que ahí había una buena historia, para después pasar con el club la temporada siguiente y grabar un documental. Pero no pudieron esperar. 'En cuanto le dimos al play y vimos lo que habíamos grabado, nos pusimos a llorar'. Colgaron el vídeo en la Red, donde ya supera las decenas de miles de visitas.

A pesar de las derrotas, no hay derrotismo El fundamento del vídeo es lo que realmente llama la atención de la gente: la historia de Pol, Eduard, Adrià, Martí, Emma, Nil, Gerard, Roger, Dídac, Cristian, Ivan, Xavier, Ruth y Haritz, el Margatània, un club que ha perdido todos los partidos de la temporada con una diferencia de más de diez goles en cada partido. Pero el objetivo de El Cangrejo era mostrar cómo, a pesar de las derrotas, no hay derrotismo.