Público
Público

El 42% de los cotizantes de la UE a la Seguridad Social son rumanos

La ausencia de guetos es una de las claves del éxito de la integración en España de los foráneos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Rumanía es el país del mundo que más cotizantes aporta a la Seguridad Social en España: 286.294 personas. En agosto, representaron el 42% del total de afiliados comunitarios que trabajaban en el país. La tasa, avanzada ayer por la secretaria de Estado de Inmigración, Ana Terrón, forma parte de la batería de estadísticas de las que las asociaciones, ONG y Gobierno están echando mano en las últimas semanas para defender la fuerte integración del colectivo en el país.

La colonia rumana sobre la que han llovido más polémicas es la gitana, formada en España por cerca de 40.000 personas. A diferencia de otros países europeos, 'su integración en España ha tenido grandes avances en las últimas décadas, a pesar de la llegada de miles en los últimos años', defiende el portavoz de la Fundación Secretariado Gitano, Benjamín Cabaleiro.

El país ha recibido a cinco millones de extranjeros en los últimos diez años

El principal avance ha sido el desmantelamiento de poblados chabolistas, según el último informe de la fundación, de 2009. Ahora, apenas el 4% de la colonia total que incluye también a 750.000 gitanos españoles vive en estos chamizos. En general, la tasa de gitanos en infraviviendas ha pasado del 31%, en 1991, al 12%. No obstante, Cabaleiro reconoce que es 'un colectivo especial, con tasas de escolarización, empleo y acceso a una vivienda digna todavía inferiores a la media española'.

La integración general de los rumanos es extrapolable al resto de foráneos. Desde 2000, han llegado a España casi cinco millones de extranjeros. 'Pero apenas se han producido grandes incidentes de convivencia', valoró el representante de SOS Racismo, Mikel Mazkiaran, el pasado viernes durante la presentación del informe anual de la organización. No obstante, 'este efecto moderado se convertirá en un conflicto seguro si los políticos empiezan a articular discursos xenófobos', apuntó.

Tras una década de llegadas masivas una media anual de 500.000 inmigrantes, la comunidad extranjera apenas aumentó en 60.000 personas en 2009, debido al mayor control de las fronteras y la falta de empleo.

Las infraviviendas gitanas se han reducido del 31% al 12% en veinte años

El Gobierno tiene ya esbozadas las líneas maestras del próximo Plan Estratégico de Ciudadanía e Integración, que entrará en funcionamiento en 2011. Además de fomentar la convivencia en barrios con una tasa alta de extranjeros, dará una atención especial a las segundas generaciones.

A diferencia de Francia, en España no se han creado grandes guetos como las banlieues de París, donde los hijos desarraigados de inmigrantes quemaron 28.000 coches en 2005 como señal de protesta.

En 2009 sólo llegaron 60.000 inmigrantes a España por la crisis

¿Puede ocurrir algo así en España? La experta en inmigración del Real Instituto Elcano, Carmen González, asegura que es 'complicado', por la ausencia de guetos. Y señala un factor que está impidiendo estas grandes concentraciones: 'Algo negativo como es la falta de una gran política de vivienda pública, sin querer, está siendo positivo para evitar la segregación que hubo en Francia. Aquí se mezclan más'.

En París, los inmigrantes, al tener los sueldos más bajos, fueron los principales beneficiarios de este tipo de vivienda, con la cual se levantaron barrios enteros. 'Cientos de miles de familias extranjeras se trasladaron a estas barriadas, las banlieues, que se convirtieron en guetos', explica.

En Berlín, la desatención durante décadas de la población turca ha creado 'sociedades paralelas' en barrios como Kreuzberg, según denuncia la ministra de Estado alemana y comisionada de Integración, Maria Böhmer. En Reino Unido, el modelo multicultural también fracasó al crear barrios por nacionalidades similares a los de Nueva York.

Naciones Unidas valora las políticas de integración de España

El domingo pasado, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU aplaudió en su último informe algunas de las medidas españolas, como el citado Plan de Integración o el Fondo de Apoyo para la Acogida Social de los Inmigrantes, a pesar de su reciente recorte de 200 millones de euros de presupuesto a 70 por la crisis.

En la última Ley de Extranjería, de diciembre de 2009, el Congreso de los Diputados reconoció a los inmigrantes los derechos de reunión, manifestación, asociación, sindicación, huelga y asistencia jurídica gratuita. Además, dio más garantías y protección a las mujeres maltratadas. Con los inmigrantes en situación irregular, sin embargo, las medidas se endurecieron: los internamientos a la espera de su expulsión aumentaron de 40 a 60 días.

El secretario de Inmigración de la Generalitat de Catalunya, Oriol Amorós, destaca la participación en las elecciones municipales como una medida integradora. El 22 de mayo de 2011, el sufragio se ampliará a los ciudadanos procedentes de 34 países empadronados en España.