Público
Público

650 millones del Estado para evangelizar en clase

El 68% de los docentes de Religión asume que es su tarea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La mayoría de los profesores de Religión (68%) considera su asignatura como "necesaria para la evangelización", según recoge el estudio Protagonistas de la clase de religión, presentado ayer por la Fundación SM. El porcentaje es aún mayor (72%) entre los que imparten esta materia en la Educación Primaria, con alumnos de entre 6 y 11 años. Para realizar el estudio se encuestó a 433 profesores.

El Estado gasta cada año 650 millones de euros en los sueldos de los más de 15.000 profesores que imparten Religión en centros públicos. Pese a este importante desembolso, este cuerpo docente depende de los obispos y cardenales, tanto disciplinaria como pedagógicamente.

El estudio refleja que el 60% de este colectivo considera que "lo más importante" para enseñar Religión es "ser creyente". Sólo un 3% considera como lo más importante tener una titulación. El testimonio de vida cristiana es para el 82% de los profesores de Religión al menos tan importante como ser un buen docente.

La fidelidad a la Iglesia católica es considerada como un factor imprescindible por el 73% de encuestados. Y eso que en su mayoría (70%) opinan que en algunos ámbitos eclesiales no siempre se entiende bien que la clase de Religión no es una catequesis. Es más, el 40% acepta que la asignatura de Religión debería hablar de otras confesiones además de la católica.

Curiosamente, un 8% de estos docentes cree que la enseñanza de Religión "constituye un riesgo de manipulación de la conciencia de los alumnos".

El estudio también muestra que la mayoría (58%) de estos docentes asume que los problemas que acompañan a la clase de Religión tienen más que ver con la política que con la educación.

El informe refleja que sólo el 27% de los profesores de Religión se muestra partidario de realizar oposiciones, tal y como hacen el resto de los docentes, para impartir clases en centros de titularidad pública. Pese a que el Estado paga su salario, estos docentes son nombrados y cesados de manera discrecional cada año por los obispos, que reciben además una aportación voluntaria proporcional de su sueldo.

Los alumnos de Religión reconocen en su mayoría que la asignatura les ha ayudado a "creer en Jesucristo" (44%) o a "saber de Dios" (68%), según el estudio de la Fundación SM, que también incluye un apartado en el que se retrata a los escolares matriculados en esta materia. Más de la mitad de los alumnos considera que esta asignatura no debe ser obligatoria. Además, el porcentaje de los que creen que no debería ser evaluable (34%) es muy similar al de los que opinan que debería contar en el expediente académico (37%). La mayoría de los escolares (58%) considera que en la materia se debería ir mucho más allá de la religión católica y enseñar en sus clases todos los credos y valores humanos. Por último, aunque al 61% le gusta la asignatura, son más los que piensan que la materia "es un privilegio de la Iglesia propio de tiempos pasados" (31%) que los que lo niegan (25%).