Publicado: 24.02.2010 17:42 |Actualizado: 24.02.2010 17:42

El aborto ya tiene su nueva ley

El Senado aprueba por mayoría absoluta la norma que permite interrumpir el embarazo durante las primeras 14 semanas de gestación. La Cámara Alta rechazó los tres vetos y todas las enmiendas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Aplausos, sonrisas, abrazos y agradecimientos. Así finalizó ayer por la tarde la votación de la Ley del Aborto en el Senado. La Cámara Alta aprobó por mayoría absoluta 132 votos, de los 262 en juego la norma que da "más garantías de calidad y seguridad a las mujeres" que decidan abortar. Este argumento fue esgrimido ayer por las ministras de Igualdad, Bibiana Aído, y Sanidad, Trinidad Jiménez, para celebrar la aprobación definitiva de la Ley del Aborto.

El titular de Justicia, Francisco Caamaño, que también acudió al Senado a presenciar la aprobación definitiva del texto, añadió que el aborto es "hoy más justo para todos" y aseguró que, con la ley, "la sociedad española muestra un profundo sentimiento de madurez democrática".

"La ley da más garantías a las mujeres", defienden Aído y Jiménez

Año y medio después de que el Ministerio de Igualdad lanzara a la opinión pública su intención de cambiar la norma actual, los pasillos del Senado fueron escenario de la alegría socialista por haber conseguido sacar adelante la norma. Al aplauso inmediato que provocó el anuncio de que la ley había sido aprobada tal y como salió del Congreso esta semana se publicará en el Boletín Oficial del Estado (BOE), siguieron los abrazos. Aído, que acudió minutos más tarde, fue a abrazarse, directamente, con la ministra de Sanidad.

La mayoría de senadores rechazó los tres vetos del PP, UPN y Unió y las 88 enmiendas parciales. Descartados los cambios, en la votación final la ley contó con el apoyo de 132 senadores (PSOE, Entesa, PNV, BNG, tres miembros de CiU, dos independientes, uno de PSM y uno de Coalición Canaria). Otros 126 votaron en contra (PP, UPN, PAR, tres parlamentarios de CiU y un representante de Coalición Canaria) y sólo hubo una abstención, de CiU.

El PP acusó al Gobierno de "desproteger la vida" y "acabar" con la familia

En el debate previo a la votación, el PP mantuvo su oposición frontal a la norma. Su portavoz, Carmen Dueñas, acusó al Gobierno socialista de querer "acabar con uno de los pilares de la sociedad española, como es la familia" y de "desproteger la vida".

No obstante, con el resultado obtenido, la ley no tendrá que volver al Congreso y entrará en vigor dentro de cuatro meses, tal y como establece el texto en su quinta disposición adicional. Los legisladores lo establecieron así para asegurar que la norma entre en vigor con todo el desarrollo reglamentario aprobado, justificaron fuentes socialistas.

En la práctica, a finales de junio, el aborto estará despenalizado hasta las 14 semanas de gestación. A partir de entonces, y hasta las 22 semanas, las mujeres podrán interrumpir su embarazo por problemas graves de salud, física y psíquica, de la gestante o del feto.

Las chicas de 16 y 17 años deberán informar a sus padres, aunque siempre serán ellas quienes tomen la decisión final. En casos concretos que puedan causar un conflicto grave con la familia, el médico que atienda a la menor deberá decidir si puede evitar informar a los tutores.

Antes de que la ley entre en vigor, Sanidad debe conseguir llegar a un acuerdo con las autonomías para elaborar el documento que los médicos tendrán que dar a las mujeres que acudan a abortar, explicándoles las posibles complicaciones de la interrupción del embarazo e informándoles de las alternativas por si se echan atrás.

También está por definir cómo se registrará el nombre de los profesionales sanitarios que decidan objetar. Aunque fuentes socialistas insisten en que no será una lista abierta, a modo de registro, no se ha especificado cómo se elaborará.

Tampoco está claro en qué materias se incluirá la enseñanza sobre salud sexual y reproductiva ni en qué cursos se impartirá. No obstante, la ministra de Sanidad confirmó a Público que el acuerdo se alcanzará antes de que la ley entre en vigor, porque "los trabajos están muy avanzados".