Público
Público

Abran paso al emprendedor

Alfonso de Senillosa es el número 20 en las listas del PP al Congreso por Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Si se contabilizaran los términos más empleados en los últimos años por Mariano Rajoy en sus intervenciones públicas, la palabra “emprendedor” se llevaría la palma. Alfonso de Senillosa (Barcelona, 1968), el hombre que ocupa el puesto número 20 en la lista al Congreso de los Diputados por Madrid, es uno de ellos.

Su relación con el PP, antes de ser nombrado el pasado junio director del Gabinete de Presidencia, comenzó en 2008, después de vender Workcenter, la empresa que había fundado. La compañía era y es –sigue funcionando– la importación a Europa de unas tiendas en las que se podía fotocopiar y encuadernar documentos las 24 horas del día que habían dejado fascinado a Senillosa durante su estancia en EEUU.

Cuando se deshizo de ella, Workcenter tenía más de una veintena de tiendas en España y 600 empleados. Y él, graduado en gestión empresarial, un par de premios que reconocían su labor emprendedora.

Todavía hoy –cuenta–, si pasa por uno de estos establecimientos y ve a un empleado que no sonríe, le dan ganas de pedirle que lo haga. Y si ve un fluorescente que parpadea, siente el impulso de cambiarlo. “Me pasé mucho tiempo hablando con mis clientes y empleados”, rememora. A la hora de extrapolar esta experiencia a la política, apunta que un ciudadano tiene “parte de cliente, parte de empleado y parte de accionista”.

El encuentro con su jefe de filas se produjo en diciembre de 2008. No fue un buen año para Rajoy, que intentaba sobrevivir dentro de un partido revolucionado por un “sector crítico” que aprovechaba un mínimo descuido para criticar su liderazgo. Fue Jorge Moragas, coordinador de Presidencia del PP, el que propició el encuentro. “Vi que era una persona con un valor muy superior al que se percibía en los medios de comunicación. El personaje me fascinó”, cuenta de Rajoy.

Poco después de este encuentro, en enero de 2009, el partido le fichó como asesor tecnológico y de comunicación. No tardó mucho en pasar a trabajar a tiempo completo para la formación, en tener un despacho en el número 13 de la madrileña calle de Génova, sede del PP.

Desde allí, y junto a su equipo, se encarga de completar la agenda del líder de los conservadores, de dirigir su campaña online y de hacer de puente entre algunos sectores de la sociedad y el presidente del PP. “Como en casa tres veces al año”, comenta. La idea de sentarse en el Congreso le hace ilusión. “Soy institucionalista”.

¿Qué futuro le espera tras la cita del 20-N?. “Estaré donde se me diga y donde considere que puedo hacer un buen papel”.