Público
Público

Abre entre protestas la primera clínica abortista privada de Irlanda

El centro, gestionado por una ONG, practicará abortos en mujeres mayores de 16 años que no superen las nueve semanas de gestación, como marca la ley. La Sanidad pública sólo ofrece terminaciones del embarazo en situac

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La primera clínica privada que practicará abortos en Irlanda abrió hoy sus puertas en Belfast, entre las protestas de grupos pro-vida. La clínica, que practicará abortos a mujeres mayores de 16 años que no superen las nueve semanas de gestación, está gestionada por el centro Marie Stopes, una organización sin ánimo de lucro que ofrece desde hace más de 30 años atención en áreas de salud sexual y reproductiva en 42 países.

El grupo antiabortista Precious Life y la Sociedad para la Protección de los Niños Nonatos (SPUC, sus siglas en inglés) se han acercado al centro porque quieren 'lograr el cierre de esta clínica abortista' por ser 'incompatible con la ley'.

La directora del Marie Stopes en Belfast es Dawn Purvis, exlíder del Partido Progresista Unionista (PUP), formación vinculada durante el pasado conflicto en la región a grupos paramilitares protestantes que, no obstante, desempeñó un importante papel en la construcción del proceso de paz. Según Purvis, 'una mujer puede decidir que no quiere optar por la terminación. Pero, si quiere, la oferta de un aborto médico temprano elimina el estrés que causa tener que viajar fuera de Irlanda del Norte para acceder a esos servicios'.

Además de terminaciones del embarazo, esta clínica también ofrece, entre otros servicios, análisis de VIH/SIDA y tratamientos para enfermedades de transmisión sexual y anticonceptivos. Los médicos de este centro en Irlanda del Norte sólo podrán practicar abortos a mujeres mayores de 16 años que no superen las nueve semanas de gestación, como establecen las leyes en esta provincia británica.

El Servicio Nacional de Salud norirlandés ofrece terminaciones del embarazo en situaciones muy específicas, lo que, en la práctica, significa que muy pocos casos cumplen los criterios para practicar un aborto. En la clínica Marie Stopes de Belfast se determinará a través de una ecografía la existencia de un embarazo, su periodo de gestación y cualquier complicación que pueda existir antes de llevar a cabo un aborto, que no se practicará a través de un procedimiento quirúrgico, sino con la ingesta de una píldora.

Este tratamiento costará 450 libras esterlinas (560 euros) y también tendrán acceso a él las mujeres de la República de Irlanda, que, como en Irlanda del Norte, sólo pueden abortar cuando su vida corre peligro.

El pasado año, 1.007 mujeres norirlandesas y 4.149 irlandesas viajaron a Inglaterra o Gales para poder terminar sus embarazos. La Ley del Aborto en Inglaterra, Gales y Escocia data de 1967, mientras que en Irlanda del Norte aún se rige por la Ley de Ofensas contra la Persona de 1861 y la Ley de Justicia Criminal de 1945.