Público
Público

Absueltos 3 miembros de ANV acusados de enaltecer a ETA

La Fiscalía pedía 18 meses de prisión por los actos en el chupinazo durante las fiestas de la localidad navarra de Berriozar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Audiencia Nacional ha absuelto a tres antiguos integrantes del grupo municipal de ANV en el Ayuntamiento de Berriozar (Navarra) de enaltecer el terrorismo en actos de homenaje a ETA celebrados durante las fiestas de la localidad, hechos por los que la Fiscalía pedía 18 meses de prisión.

Así consta en la sentencia dictada hoy por la sección segunda de la sala de lo penal de este tribunal, que absuelve a Fermín María Irigoyen, Ezequiel Martínez Múgica e Izaskun Cebrián Mayayo de un delito de enaltecimiento o justificación del terrorismo.

La sentencia considera probado que el 26 de agosto de 2009 los acusados formaban parte de Acción Nacionalista Vasca (ANV), grupo al que correspondía lanzar el chupinazo en las fiestas de la localidad navarra según el acuerdo de la Junta de Portavoces municipal.

Durante el acto, Martínez Múgica exhibió una pancarta con el mapa de Euskal Herria con el lema 'Euskal preso eta iheslariak etxera (los presos vascos y los refugiados a casa)' en el quiosco de la plaza de Eguzki, donde también se encontraban Irigoyen, Cebrián y Leire Ayensa Laborda, que fue invitada por la asociación Etxerat.

Sobre las ocho de la tarde se celebró una reunión de unas 60 personas en la calle Rekalde, en la que Irigoyen tocó el 'aurresku' mientras dos personas bailaban al son de la música, tras lo cual una persona no identificada leyó una carta de David Cebrián Mayayo, condenado por colaboración con ETA.

Posteriormente, Martínez Múgica e Irigoyen participaron en la imposición de pañuelos y entrega de flores a varias personas, entre ellas las hermanas de Ibai y Mikel Ayensa (que cumplen condena por pertenencia al comando etarra 'Ekaitza'), y a la madre del huido Ernesto Prat Urzainqui, incluido en la lista de la Guardia Civil de presuntos terroristas más buscados.

Sin embargo, la sala no aprecia 'finalidad de ensalzar u homenajear a miembros de ETA' en estos actos: 'No ha quedado probado más allá de una duda razonable la imputación mantenida por el Ministerio Fiscal', que pidió 18 meses de prisión para cada uno de los procesados.

La Audiencia insiste en que la prueba aportada por el fiscal 'no sirve para descartar otras posibles razonables versiones de los hechos', ya que 'deja un margen de duda suficiente y razonable sobre la verdadera intención e implicación' de los acusados.

En el juicio, celebrado el pasado 13 de julio, los tres afirmaron que con sus actos 'sólo' mostraban 'cariño y solidaridad' a los familiares de los presos vascos por su 'complicada situación'.

Los actos consistieron en el lanzamiento del chupinazo por el cabezudo negro en el quiosco de la citada plaza 'compuesto por representantes políticos e invitados' y en el que Martínez Múgica mostró, según testificó una agente foral en la vista, 'una banderola habitual' reivindicativa del acercamiento de los presos etarras, concluye la sala.