Público
Público

Un abuelo de 49 años dona un riñón a su nieto de 5

El niño se recupera en el Virgen del Rocío de Sevilla. La juventud del donante fue clave para lograr el éxito

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Kevin, un chico almeriense de 5 años, se recupera en una habitación del Hospital Virgen del Rocío, de Sevilla, gracias al riñón izquierdo de su abuelo Francisco, también almeriense, de 49. 'El trasplante ha salido bien. Los primeros días son clave, pero en principio tanto el donante como el chico se están recuperando y responden a la perfección', explica Rafael Medina, director de la Unidad de Gestión Clínica de Urología y Nefrología. Para él, en el aspecto médico, el trasplante no ha presentado particularidad especialmente reseñable que lo diferencie de los otros nueve de donantes vivos realizados en el Virgen del Rocío, cinco de ellos a niños, o de los 44 realizados en lo que va de año en toda Andalucía. Pero el caso de Kevin es único.

Lo que lo convierte en especial es que el donante, Francisco Moreno, es el abuelo paterno de Kevin. Ha sido un trasplante de abuelo a nieto. La juventud del donante, de tan sólo 49 años y buena salud, ha sido determinante, explica el doctor Medina. Ayer, recuperándose en cama, Francisco quiso lanzar un llamamiento para aumentar el número de donaciones de personas vivas. Luego se animó a hablar de su nieto. 'El chico, con 5 años, poco me dice. Él sabe que le hemos donado un riñón, porque lo que yo le decía es que tenía dos: uno pa' mí y otro pa' ti. Y él se ha quedado con la coplilla esa: uno pa' ti y otro pa' mí', contó Francisco.

'Es la primera vez en España que se hace', señala el especialista

Kevin, que tiene un hermano de cinco meses, es uno de los cinco nietos de Francisco, padre de tres hijos. Si Kevin no hubiera sido trasplantado, cuenta el donante para explicar los motivos de su acto, su nieto 'habría entrado en diálisis, con todo lo que eso conlleva y la mala calidad de vida'. Los niños con insuficiencia renal que dependen de una máquina de diálisis 'sufren en su desarrollo y no adquieren la estatura y el peso de un niño normal', explica el doctor Medina, subrayando la importancia de las donaciones. 'Se puede vivir con un solo riñón. Y además las técnicas quirúrgicas hoy en día son mínimamente invasivas', agrega.

'Uno pa' ti, otro pa' mí', le decía el abuelo al nieto antes de donarle el riñón

La Consejería de Salud de Andalucía afirma que este es el primer caso de trasplante de vivo abuelo-nieto en la comunidad. Y muy posiblemente también lo sea en España desde que existen registros. Este tipo de intervención sí se ha realizado en otros países, sobre todo Estados Unidos. 'Lo más frecuente, con diferencia, es de madres a hijos. También son frecuentes de padres a hijos. Los hay entre hermanos, entre esposos, parejas... Pero de abuelo a nieto, que yo sepa, es la primera vez en España', cuenta Rafael Medina, el jefe del área de Nefrología del mayor hospital del Andalucía.

La operación se realizó el miércoles 23, hace hoy cuatro días. El pequeño padecía una grave insuficiencia renal congénita que le afectaba a ambos riñones. 'El riñón trasplantado está respondiendo bien. Aunque, obviamente, como todos los pacientes trasplantados tendrá siempre que tener un seguimiento y una medicación que le mantenga el riñón estable con inmunosupresores que eviten que el cuerpo rechace el órgano', señala el doctor Medina.

Los padres del menor, Sabino Moreno y Alexandra Cazorla, respiraban ayer aliviados en la habitación junto a Francisco, viendo despejarse el futuro de su hijo y contentos al comprobar que tanto el pequeño como su abuelo se recuperan a buen ritmo. Alexandra explicó a Europa Press que tanto ella como su marido eran incompatibles con el crío. 'Hace un mes nos dijeron que [el abuelo Francisco ]era compatible y desde entonces todo ha ido muy rápido y muy bien', cuenta. Todos en la familia coinciden en que Francisco no lo dudó en ningún momento. 'Él siempre lo tuvo clarísimo. Vamos, es que no le vimos dudar', cuenta su hija Carmen Moreno. A pesar de todo, Francisco insistía ayer en que 'en estas cosas él es muy miedoso'. No se le ha notado en exceso...

Carmen Cazorla, la esposa del donante, también celebraba ayer el acto de generosidad de su marido: 'Le hemos dado vida a mi niño que lo necesitaba y estamos muy orgullosos. Lo único que pedimos ahora es que la gente no sea reacia a donar'.

Francisco no tiene una vida fácil. La crisis lo mantenía sumido en una muy mala racha. A sus 49 años, lleva al menos dos parado, o trabajando muy poco, explica con tristeza su hija Carmen Moreno, que confía en que ahora, cuando se recupere, 'tenga su recompensa' en forma de un poco de buena suerte. 'Él, ahora que está cansado en la cama, se pone a pensar... Y dice que está contento y orgulloso, pero que le preocupa la cantidad de problemas que tiene', cuenta. Antes de la operación, asegura su hija, ni siquiera estaba nervioso. 'Con la cantidad de problemas que tengo, esto es lo de menos', decía.

Francisco era ferrallista [profesional de la construcción especializado en el trabajo con el hierro], pero su empresa cerró y se quedó en la calle, cuenta Carmen. 'Ahora no encuentra ni de lo suyo ni de otra cosa, y sólo trabaja una hora al día en un bar que tiene su suegra. El pobre tiene embargado el coche y la casa, y lo puede perder todo. Así que ahora nuestro objetivo es buscarle un trabajo al abuelo, que se lo merece', cuenta su hija.