Público
Público

Acaba el juicio del Obispado de Lugo contra los vecinos de Ribadulla

El juez dice que que los terrenos comunales que reclaman en Ribadulla "son del Obispado y no de la parroquia"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los vecinos de la parroquia coruñesa de Ribadulla acudieron ayer en masa al Juzgado de Instrucción número 1 de Arzúa para prestar declaración tras haber sido demandados por el Obispado de Lugo. El motivo del enfrentamiento es una parcela de 2.462 metros cuadrados no edificables que la Iglesia valora en 4.000 euros y que los lugareños aseguran que les pertenece.

Contra todo pronóstico, en apenas cuatro horas, el juicio quedó visto para sentencia ya que únicamente prestaron declaración cinco de los 53 feligreses demandados porque ofrecían 'versiones coincidentes', en palabras de Alejandro Fernández, abogado que defiende a la Diócesis lucense. El letrado esgrimió la certidumbre de que el campo da festa objeto de litigio es propiedad del Obispado, dueño legal del cementerio, de la casa rectoral y de la iglesia aledañas. Arguyó asimismo que los terrenos comunales que reclaman en Ribadulla 'son del Obispado y no de la parroquia' porque esta carece de 'entidad jurídica' al ser una figura 'eclesiástica', y por tanto no puede tener bienes en propiedad.

El portavoz vecinal, Luis García, reclamó el derecho de los vecinos 'que no sean católicos' a disfrutar también de un campo que es 'de todos'. En esta línea, el abogado de los demandados, José López, manifestó que durante el juicio 'quedó suficientemente acreditado' que el terreno ha sido utilizado por los habitantes de Ribadulla en los últimos 40 años como lugar de encuentro y celebraciones.

La hidroeléctrica Moncabril cedió la tierra en disputa en 1967 en permuta por la superficie anegada por la construcción de un pantano en la parte baja del pueblo.