Público
Público

Las academias dicen que Wert miente para derogar los temarios docentes

Un real decreto de 2007 recoge que los opositores de idiomas deben tener un dominio absoluto del mismo.  Las academias defienden que "los profesores son muy buenos" y que "el ministerio ha cometido un error total"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, volvía a justificar esta mañana la derogación de los temarios aprobados en noviembre poniendo como ejemplo que con dichos cuestionarios los aspirantes a profesores de Francés podían aprobar la oposición 'sin hablarlo'.

Sin embargo, la realidad es otra muy distinta, como aseguran varias academias de oposiciones consultadas por Público.es. 'Eso es totalmente falso', asegura Eduardo Jevremovitch, director de la academia Magister. Es más, el propio BOE recoge el Real Decreto 276/2007 que regula el proceso de selección al cuerpo de maestros, claramente especifica que 'todas las pruebas de las especialidades de idiomas modernos en los Cuerpos de Maestros, de Profesores de Enseñanza Secundaria, y de Profesores de Escuelas Oficiales de Idiomas se desarrollarán en el idioma correspondiente'.

Un Real Decreto de 2007 contradice las palabras de Wert sobre las pruebas de francésEs más, el artículo 21 incide en la necesidad del dominio de la lengua en la que se examina el profesor, junto a sus aptitudes pedagógicas: 'Otra prueba, que tendrá por objeto la comprobación de la aptitud pedagógica del aspirante y su dominio de las técnicas necesarias para el ejercicio docente, y que consistirá en la presentación de una programación didáctica y en la preparación y exposición oral de una unidad didáctica'.

Dicho real decreto sigue vigente en la actualidad y es el que regirá las convocatorias para este año en las comunidades autónomas que así lo establezcan. Andalucía y País Vasco han anunciado ya el número de plazas que ofertarán y otras como Madrid, Cantabria y Canarias también han mostrado su disposición a la convocatoria.

'Los profesores españoles que aprueban una oposición son muy buenos'Eduardo Jevremovitch recuerda que 'tanto en inglés como en francés el examen se hace totalmente en el idioma. Se lee en el idioma tanto el examen teórico como el práctico y después hay una prueba de listening (escucha y comprensión)'. Y añade que también la programación que debe presentar cada aspirante 'se hace en el idioma correspondiente'.

Incluso, el propio ministerio 'tan solo tiene la competencia en el marco de la oposición, pero luego hay una serie de elementos en que las autonomías tienen un margen de elasticidad'. 'En Madrid, por ejemplo, se ha puesto este año un examen común que antes no existía'.

Jevremovitch ha dejado claro que, pese a lo que diga el ministro Wert, 'los profesores españoles que aprueban una oposición son muy buenos'. 'No es problema de los criterios de selección, aunque obviamente todo se puede mejorar'. 

Los temarios afectan a casi 70.000 opositores y a 60 especialidades de docenciaCon respecto a la derogación de los temarios aprobados en noviembre por los que se estudiaban desde 1993, para Pedro Saez, administrador de la academia CEDE, 'es una decisión política, no está basada en cuestiones científicas ni técnicas'. Saez considera que el ministerio ha llevado a cabo esta decisión porque consideraba que 'los temarios no iban en la línea que quiere el PP'.

Se calcula que en 2012 casi 70.000 profesores se presentarán a los diferentes concursos de oposición para Secundaria y este cambio de temarios llega a afectar a cerca de 60 especialidades docentes.

Tanto Jevremovitch como Saez resaltan la sorpresa que ha supuesto esa fulminante marcha atrás tanto para las academias como para los alumnos: 'Es un error total del ministerio'. 'Yo no he conocido un fenómeno igual en todos mis años de profesión', resalta Saez.

Por su parte, Jevremovitch incide en que 'los temarios aprobados en noviembre eran mucho más modernos que los de 1993, ya que recogía montones de conocimientos nuevos que antes no existían'. Sin embargo, no quita la parte de responsabilidad que tiene el anterior Gobierno en el retraso continuado de la aprobación de los temarios, ya que tendrían que haber visto la luz antes de septiembre (cuando los alumnos comienzan a preparar el curso de oposición): 'Todo ha sido un auténtico desastre y una auténtica incompetencia'.

'Esos temarios tenían que haber salido seis meses antes y no el 18 de noviembre', asegura.

Sin embargo, Jevremovitch cree que Wert se contradice en sus dos justificaciones para derogar dichos contenidos. Primero, porque si en 2013 se pretende modificar todo el proceso de seleccion del profesorado había sido preferible elaborar un temario ahora 'que sirviera para 2013 en adelante'.

Y segundo, Wert recurría a que la mayoría de las Comunidades Autónomas no iban a convocar oposiciones, porque lo que el cambio afectaría a muy pocos opositores. Sin embargo 'las oposciones se convocan en marzo o abril y queda tiempo para que las autonomías se pronuncien'. 

Por eso se pregunta: '¿A quién beneficia esto?'. Fácil respuesta: 'A nadie'.  Ya que este cambio supone que las editoriales tiren a la basura el dinero invertido en los nuevos libros, que los profesores de academia hayan perdido tiempo en asimilar los nuevos temas y adaptarlos a sus clases y, sobre todo, que los opositores hayan perdido meses de estudio para volver a interiorizar unos contenidos obsoletos.