Público
Público

El Acnur, reticente con la política italiana contra los refugiados

El Alto Comisionado visita la isla de Lampedusa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En la víspera del Día Mundial de los Refugiados, la isla italiana de Lampedusa contó ayer con la visita de António Guterres, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, que se reunió con las autoridades locales y participó en una ceremonia en recuerdo de todas las personas que han muerto intentando alcanzar las costas italianas.

El paso de Guterres por la isla va cargado de simbolismo, ya que esta localidad de apenas 5.000 habitantes ha recibido desde enero la llegada de decenas de miles de personas, primero huyendo de las revueltas de Túnez y ahora del conflicto en Libia.

Guterres quiso agradecer al alcalde de la ciudad, Bernardino De Rubeis, y a la prefecta de Agrigento, Francesca Ferrandino, el modelo que han aplicado para gestionar el gran volumen migratorio que han tenido que soportar en los últimos meses. También hizo referencia 'al trabajo sin descanso' de la Guardia Costera y la Guardia de Finanzas 'durante los rescates' de esas personas, pero sobre todo mostró su gratitud con 'todos los habitantes de Lampedusa que durante tantos años han acogido a los inmigrantes y refugiados que llegaban a su tierra'. Sin embargo, el Acnur ha mostrado sus reticencias con las políticas migratorias italianas porque podrían violar el derecho de miles de refugiados a pedir asilo. El Gobierno de Italia está estudiando la manera de deshacerse de los miles de refugiados que han llegado desde Libia

El director del Acnur visitó el Centro de Expulsión e Identificación de inmigrantes de la isla y estuvo entrevistándose con algunos de los refugiados que hoy se encuentran todavía allí a la espera de ser trasladados a otros centros en Italia. Este lunes presentará en la sede de la Asociación de Prensa Extranjera en Roma, junto al presidente de la República, Giorgio Napolitano, el informe sobre los flujos migratorios que cada año elabora la Agencia de la ONU a la que representa.

Allí se enfrentará a las preguntas de los periodistas sobre la nueva legislación aprobada por el Gobierno italiano el pasado jueves. El ministro de Interior, Roberto Maroni, sacó adelante un decreto ley por el que amplía de los seis meses al año y medio el tiempo máximo para que los inmigrantes permanezcan en los centros de retención.

Además, la renovación de las reglas de inmigración reactiva la expulsión forzada de los extranjeros, incluidos los comunitarios, que representen 'un peligro para la sociedad'.

Desde el inicio de las revoluciones en el norte de África, la llegada de inmigrantes a la costa italiana ha sido un quebradero de cabeza para el débil Gobierno de Silvio Berlusconi que trató incluso de facilitar su emigración a Francia.

Junto a Guterres, también estuvo en la isla la actriz Angelina Jolie, que colabora con Acnur desde hace una década y que levantó un gran revuelo mediático. Jolie señaló: 'Al ver en el centro de acogida a tantas familias y sus hijos pequeños después de un trayecto tan largo, pienso en la desesperación que sufren en sus propios países para arriesgar sus vidas subiéndose en una barca'.