Público
Público

Los activos inmobiliarios tóxicos de la banca

Se mantiene la burbuja financiera mientras no hay crédito para la economía real

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Hay que pinchar la burbuja financiera', señala José Manuel Lasierra, profesor de la Universidad de Zaragoza y director de la cátedra Jaime Vera sobre Ciencias Sociales. 'Hay más papel que economía real. Ha sido una locura la subida de los pisos, de las bolsas... Si hubiera crecido poco a poco, con la inflación se hubiera corregido. Pero ahora hay que hacerlo con un pinchazo', asegura Lasierra, que insiste en que, de otra forma, todo el dinero que sigan dando el BCE y los estados a la banca sólo servirá para mantener la burbuja.

Los activos inmobiliarios que han ido incorporando bancos y cajas a sus balances por la morosidad de sus clientes no reflejan el valor de mercado, porque hacerlo sería reconocer unas pérdidas que muchos no pueden asumir. Los bancos y cajas españolas acumulan 176.000 millones de euros en activos problemáticos en el sector inmobiliario, según datos del Banco de España. Entre los llamados activos tóxicos están los créditos de dudoso cobro y los inmuebles que se han quedado al no cobrar las deudas. Es evidente que al sector financiero le queda mucha reestructuración por delante. Continuarán las fusiones, que para varias entidades será la única manera de no quebrar. Y en el horizonte aparece la posibilidad de que el Gobierno cree un banco malo que asumiría los activos tóxicos inmobiliarios de los bancos (fundamentalmente suelo), con cargo a los contribuyentes. Pero eso le costaría mucho dinero al Estado, y ¿de dónde lo va a sacar ahora con la prima de riesgo por las nubes?

Los bancos no se prestan entre ellos porque no saben cuál es la situación real del otro. Y como se han elevado las exigencias de solvencia, cualquier dinero fresco que entra en los bancos, estos se lo quedan para incrementar su capital de máxima solvencia. Por eso, y por miedo a más morosidad, no hay crédito para empresas ni particulares.

El año que viene va a ser aún más complicado que este porque los vencimientos de la banca española alcanzan los 120.000 millones de euros, el triple que en 2011. Eso significa que las tensiones sobre la prima de riesgo y los tipos de interés van a ser mucho más intensas, señala Eduardo Gutiérrez, economista del Gabinete Interfederal de Comisiones Obreras.