Público
Público

El Acuerdo de Gernika acusa al Estado de poner "palos en las ruedas"

Los firmantes dicen que renuncian a "réditos políticos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'La principal potencialidad del Acuerdo de Gernika es la renuncia de los firmantes a la búsqueda del rédito político en el camino hasta conseguir la paz y la normalización'. La izquierda abertzale, Aralar, EA, Alternatiba y el resto de firmantes de esta hoja de ruta para un nuevo proceso de paz insistieron en este mensaje en la celebración de un acto en San Sebastián para presentar 300 nuevas adhesiones. Los firmantes fueron críticos con la respuesta del Gobierno a los pasos dados. 'Ha continuado aplicando señalaron una política represiva que sólo trata de poner palos en las ruedas de una situación sin vuelta atrás'.

La renuncia de los firmantes del documento a buscar un 'rédito político' para lograr la paz tiene su relevancia, pues supone la asunción de que no puede repetirse un proceso de paz como los tres anteriores. Además, cabe recordar que el Acuerdo de Gernika cuenta desde enero con el apoyo del colectivo que agrupa a la gran mayoría de presos de ETA (EPPK). Hoy mismo, en un comunicado enviado al diario Gara, el EPPK se mostraba 'esperanzado' con esta dinámica y dispuesto 'a sumar fuerzas'. Entre los firmantes, también figuran el Movimiento Pro Amnistía y la asociación de familiares de presos Etxerat.

El acto en el frontón Atano III era el segundo convocado por los firmantes de este Acuerdo desde su presentación, el pasado el 25 de septiembre. Desde entonces, uno de sus propósitos había sido la 'socialización' del documento. La lista inicial de una veintena de firmantes creció con la adhesión de 300 organizaciones políticas, culturales, deportivas, sociales y municipales del País Vasco y Navarra, como Zutik, el Consejo de Organismos Sociales del Euskara (Kontseilua), el movimiento de gay y lesbianas EHGAM, el colectivo ecologista Ekologistak Martxan y la asociación por la recuperación de la memoria histórica Ahaztuak.

En la declaración, apuntaron en dos ocasiones que esta situación no tiene 'vuelta atrás'

Los firmantes consideran que se ha cumplido una fase por los pasos dados los últimos cinco meses, como el alto el fuego 'general, permanente y verificable' anunciado por ETA el 10 de enero. En la declaración fundacional de hace cinco meses, le reclamaron a la organización armada ese paso 'como expresión de voluntad para un definitivo abandono de su actividad armada'. Hoy, insistieron en que esta tregua es 'un paso positivo y de indudable valor'.

En la declaración, apuntaron en dos ocasiones que esta situación no tiene 'vuelta atrás'. La primera vez fue para sostener que 'los pasos dados durante el último año han cambiado el escenario hasta un contexto sin vuelta atrás en el que la ansiada paz se puede tocar con las palmas de las manos'. Y la segunda fue para denunciar la respuesta del Gobierno en este 'nuevo escenario vasco' poniendo 'palos en las ruedas de una situación sin vuelta atrás'. Cinco meses después de la firma del Acuerdo, sus firmantes consideran que 'ha llegado el momento de trabajar' para que se cumplan sus postulados, que pedían la legalización de Sortu y una nueva política penitenciaria.