Público
Público

Un acusado de agredir sexualmente a dos mujeres alega que está impedido

"Nunca jamás amenacé a nadie", asegura el presunto agresor, que asegura que no puede mantener relaciones sexuales al estar operado de las caderas y de una pierna

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El hombre acusado de amenazar a seis jóvenes y de agredir sexualmente a dos de ellas durante el verano de 2004, I.L.M., ha negado que lo hiciera porque, al estar operado de las caderas y de una pierna, ha dicho que no puede mantener relaciones sexuales. Pese a ello, ha reconocido que les pidió dinero de forma voluntaria para 'mover dinero negro de una herencia de un familiar'.

Según ha relatado el procesado, durante el juicio que se ha celebrado en la Audiencia Provincial de Toledo contra él y otros tres acusados -también por estar acusados de amenazar a esas mismas mujeres-, las presuntas víctimas accedían a colaborar con él 'voluntariamente' y le daban cantidades de dinero 'sin amenaza a ninguna'.

'Nunca jamás amenacé a nadie', ha manifestado I.L.M., quien ha negado en varias ocasiones que dijera a las víctimas que pertenecía a los GAL para amedrentarlas y que necesitara mover un dinero del Gobierno, y ha asegurado que les pedía dinero para gastárselo en whisky y porros.

El acusado ha afirmado que solamente conoce a una de las personas que se han sentado con él en el banquillo de los procesados -O.R.A.M.- 'como amigo', mientras que a los otros dos -R.F.C. y A.R.G.- ha dicho que los ha visto únicamente en un par de ocasiones. 'No sé qué hacen aquí', ha afirmado. De este modo, en cuanto a O.R.A.M. ha señalado que a él también le pidió dinero para llevar a cabo su 'operación' de blanquearlo e incluso ha asegurado que se trata de una 'víctima más' como el resto de las mujeres.

Precisamente, este segundo procesado ha negado que él mismo fuese autor de amenazas a alguna de las chicas y que incluso que llegara a amedrentar a alguna de ellas con una pistola porque nunca ha tenido un arma.

Preguntado sobre las acusaciones que recaen sobre el principal acusado, ha dicho que nunca le vio amenazar a las chicas, pedirles dinero o agredirlas sexualmente. Este inculpado ha manifestado que fue engañado por el principal acusado sobre la citada operación monetaria y ha añadido que les 'utilizaba y manipulaba para hacer lo que quería'.

Este mismo procesado ha apuntado que le presentó al principal acusado a algunas de las chicas que necesitaba para llevar a cabo su 'operación', pero ha añadido que cuando no encontró a más mujeres le presentó a los otros dos acusados para que a su vez buscasen a más chicas a cambio de no quedar fuera de la 'operación'.

Además, sobre R.F.C. y A.R.G., que son primos entre sí, ha señalado que los conoció por un tío de ellos, que les vio dos veces y que le presentaron a una de las mujeres, S.G.P., que, más tarde, pondría tanto a él como al principal acusado en contacto con el resto de mujeres.

Durante el juicio también han testificado los otros dos acusados que han corroborado que conocieron al resto de procesados por un tío de ellos y que en principio contactaron con él para hacer negocios con caballos. También han dicho que les pidieron si podía presentarle a chicas 'porque tenían un dinero de los GAL que querían mover', han añadido.

Así, tras reconocer también que presentaron al principal acusado y al procesado a O.R.A.M. a una de las presuntas víctimas (S.G.P.) y a ninguna chica más, han dicho que ésta les contó que el principal acusado la tenía atemorizada y que incluso había violado a otra chica y tenía atemorizadas a varias más.

Respecto a O.R.A.M., uno de los primos ha señalado que no le vio en ningún momento amenazar a nadie y ambos procesados han asegurado que nunca amenazaron a ninguna de las chicas.

La sesión ha continuado con la prueba testifical en la que no ha comparecido por ausencia S.G.P., por lo que el Ministerio Público ha pedido que se suspenda la vista al considerar que se trata de una testigo 'totalmente relevante' porque puso en contacto a las chicas con los principales acusados.

Quien si ha comparecido como testigo ha sido E.C.S., quien cuando ocurrieron los hechos tenía 17 años y ha reconocido que I.L.M. amenazaba a las chicas 'continuamente' y que incluso llegó a violarla. Hecho ante el cual no opuso resistencia 'por temor a lo que podía pasar', ya que le dijo que iba a matar a su familia.

Esta testigo protegida, que ha declarado tras un biombo, ha apuntado que contactó con el principal acusado a través de S.G.P. y que le dijo que pertenecía a una organización que quería 'mover' dinero, tras lo cual ha acusado también a O.R.A.M. de amenazarla con una pistola. Sin embargo ha dicho no conocer al resto de los acusados. Otra de las testigos, que ha manifestado que únicamente conocía a I.L.M. y a O.R.A.M., ha dicho que entró en contacto con ellos por medio de unas amigas y que le pidieron si podían dejar un maletín en su casa a cambio de 50.000 euros.

Según esta testigo, I.L.M., en la noche en la que guardó un maletín en su casa, durmió con ella y 'llegó a tener una relación sexual completa' a la que inicialmente se opuso verbalmente, pero accedió más tarde por miedo a otro tipo de agresión, ha indicado.

También han testificado en el juicio otras tres presuntas víctimas, que han coincidido en reconocer únicamente a I.L.M. y a O.R.A.M. -con los que entraron en contacto a través de S.G.P.- y no a los otros dos acusados, con los que entraron en contacto para participar en una 'operación' a cambio de dinero.

Además, dos de ellas han señalado que en una ocasión durmieron en la misma habitación que el principal acusado, que las obligaba a desnudarse para meterse en la cama argumentado que tenían que hacerse pasar por novios si llegaba la policía y que las amenazaba si no colaboraban. Tras la prueba testifical, el tribunal ha decidido suspender el procedimiento por la ausencia de S.G.P. y llevar a cabo su búsqueda con el fin de que la vista se reanude el próximo jueves, 16 de junio.