Público
Público

Los acusados culpan del soplo a los investigadores del 'caso Faisán'

El jefe superior de Policía en el País Vasco, Enrique Pamiés, recurre su procesamiento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los procesados en el caso Faisán acusan. La defensa del jefe superior de Policía en Euskadi, Enrique Pamiés, ha presentado un recurso ante el juez Pablo Ruz en el que señala al equipo investigador del chivatazo como posible autor del mismo. La consecuencia habría sido una investigación 'viciada' por sus autores con el objeto de eludir su responsabilidad y presentar como 'culpable perfecto' a Pamiés. El procesamiento de este y otros dos mandos policiales supuso que el juez rechazara esta tesis en favor de los investigadores.

Las defensas de Pamiés y el inspector José María Ballesteros -esta última recurrió el viernes- han realizado una investigación paralela que identifica otra de las llamadas realizadas en la zona del bar Faisán, el 4 de mayo de 2006, como sospechosa del chivatazo, en lugar de la de Ballesteros a Pamiés, en la que se fundamenta el caso.

El jefe del operativo que fue abortado es el mismo que luego dirigió la investigación del soplo, el comisario Carlos Germán. Este recibió una llamada de 4,45 minutos de uno de sus subordinados a las 12.26. Llevaba el prefijo 34, que debería indicar la presencia en Francia del llamante. Sin embargo, la defensa de Pamiés alega, con el sello de un notario, que si se viaja desde Francia, cuando se llega a la zona del bar Faisán el teléfono sigue dependiendo de una torre BTS francesa, aunque se esté ya en territorio español. 'Esta hipótesis se plantea a nivel dialéctico', alegan los abogados del jefe de Policía en País Vasco, ya que ellos no han contado con 'las facilidades de investigación' del equipo de Germán, apuntan en su recurso. En cualquier caso, recuerdan que la Guardia Civil ya identificó esa llamada como sospechosa.

Estos mismos abogados se quejan de que los investigadores hayan sido al mismo tiempo testigos, denunciantes y peritos. Se refieren a que Germán contó con los mismos hombres el día del soplo que posteriormente, durante la investigación del mismo. Como ya hizo el director operativo de la Policía ante Ruz, la defensa de Pamiés se queja de que no se hayan investigado las llamadas desde la red francesa, ni las realizadas en la zona con teléfonos vía satélite.

Al igual que los abogados de Ballesteros, los de Pamiés piden una rueda de reconocimiento ante Joseba Elosua, el dueño del bar, en la que se incluya a un miembro concreto del equipo de Germán. El caso Faisán nace de la confesión de Elosua a su yerno, grabada por la Policía. La defensa se queja de que el juez asiente el caso sobre esta prueba y, sin embargo, no valore el hecho de que Elosua no reconoce a Ballesteros en ninguna de las dos ruedas de reconocimiento. Pamiés, Ballesteros y el exdirector del Cuerpo Víctor García Hidalgo han sido procesados por revelación de secretos y colaboración con organización terrorista.

Igualmente, los abogados de Enrique Pamiés alegan indefensión del procesado después de que el juez Ruz no les haya permitido acceder a las diligencias ni practicar una sola de las que le propusieron.