Publicado: 26.08.2015 20:56 |Actualizado: 26.08.2015 23:30

Ada Colau, preocupada por pisos turísticos "ilegales"

Amenaza con sancionar a empresas como Airbnb y Booking.com, plataformas online de alquiler de viviendas, si ofrecen apartamentos no inscritos en el Registro de Turismo de Cataluña. Colau defiende que no pueden seguir burlando la normativa y amparar apartamentos turísticos ilegales.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Un hombre se hace una 'selfie' en las Ramblas de Barcelona./ REUTERS/Albert Gea

Un hombre se hace una 'selfie' en las Ramblas de Barcelona./ REUTERS/Albert Gea

MADRID, 26 ago (Reuters) - La nueva alcaldesa de Barcelona ha declarado la guerra a plataformas de alquiler de viviendas por Internet, como Airbnb, en un intento por abordar un turismo descontrolado que teme podría acabar expulsando a residentes con menos poder adquisitivo y terminar con el encanto de la ciudad.

Ada Colau, de cruzada contra los pisos turísticos "ilegales" que se han expandido rápidamente en la ciudad, está amenazando con sancionar a empresas como Airbnb y Booking.com si ofrecen apartamentos no inscritos en el Registro de Turismo de Cataluña (RTC).



Colau, conocida por ser una exactivista de izquierdas y una de las fundadoras de Afectados por la Hipoteca -elegida en mayo pasado como nueva alcaldesa de Barcelona al frente de la plataforma ciudadana Barcelona en Comú-, quiere que las páginas de alquiler entreguen información sobre los propietarios de los inmuebles.

"Ahora bien todo el mundo debe cumplir las mismas reglas del juego"

"Ahora bien todo el mundo debe cumplir las mismas reglas del juego", dijo Colau en una entrevista concedida a Reuters en el ayuntamiento de Barcelona.

"Lo que no puede ser es que una plataforma en Internet se convierta en una forma, por ejemplo, de burlar la normativa y de amparar apartamentos turísticos ilegales como está pasando aquí ahora mismo. Entonces sí que tenemos que intervenir con toda la contundencia".

Colau, que encabezó una coalición apoyada por el partido antiausteridad Podemos, forma parte de una nueva hornada de políticas locales que han llegado a gobernar ante el descontento de la población contra los partidos tradicionales.

Inversores están muy pendientes de ver sus políticas y ver qué tratamiento podría recibir el empresario si Podemos llegara alguna vez al poder a nivel nacional.

Pisos en el barrio de La Barceloneta, en Barcelona./ REUTERS/Albert Gea

Pisos en el barrio de la Barceloneta, en Barcelona./ REUTERS/Albert Gea

El enfrentamiento con las páginas de alquiler de pisos es un nuevo ejemplo de las fricciones creadas por la nueva "economía de compartir". Por ejemplo, San Francisco y Santa Mónica también han puesto restricciones a los alquileres a corto plazo.

Además, otros casos de falta de adaptación a estos nuevos modelos han tenido que llegar a dirimirse incluso en tribunales, como el caso de Uberel servicio de transporte privado que le ha enfrentado al gremio de los taxistas en algunos países europeos.

Airbnb, con sede en San Francisco, que pone en contacto a personas que quieren alquilar sus viviendas en su totalidad o algunas habitaciones a visitantes temporales, ha sido una de las 'start-ups' con un crecimiento más rápido en los últimos años y está valorada en más de 20.000 millones de dólares.

Airbnb, que tiene más de 18.000 ofertas disponibles en Barcelona, el tercer mayor número en Europa, dijo que los propietarios podrían añadir el número de registro a su oferta de Airbnb y dijo que sus clientes debían certificar que cumplían con las reglas locales.

Booking.com, operado por Priceline Group Inc, dijo que se había encargado de "implementar medidas estrictas" para asegurarse que todas sus propiedades a nivel mundial cumplían con las legislaciones locales.

Nuevas licencias turísticas congeladas

Colau dijo que había miles de apartamentos sin licencia en Barcelona que no pagaban el impuesto correspondiente a la tributación turística de 0,65 euros (0,76 dólares) por persona y noche.

Pero la obtención de una licencia no es fácil. Poco tiempo después de tomar posesión de su cargo, el consistorio congeló en hasta un año la concesión de nuevas licencias para hoteles y apartamentos turísticos en Barcelona para controlar el desarrollo desenfrenado mientras elabora un nuevo plan de turismo.

Ya desde hace varios años, la construcción de nuevos apartamentos turísticos esta prohibida en la parta vieja de la ciudad, muy concurrida por el turismo.

Un portavoz de Airbnb dijo que las reglas que estaban siendo aplicadas para compartir piso en Barcelona fueron diseñadas para una época diferente. "Barcelona debería implementar políticas inteligentes para apoyar a los residentes locales y no actuar en contra de ellos", agregó.

Preguntado sobre si Airbnb pondría a disposición del ayuntamiento información sobre los propietarios, si se le solicitaba, el portavoz dijo: "Nosotros nos tomamos la privacidad de los datos del personal de nuestra comunidad muy en serio y no compartimos voluntariamente esa información con nadie".

No es el primer problema que Airbnb ha tenido en esta región. En julio de 2014, el gobierno regional catalán impuso una multa de 30.000 euros (35.000 dólares) por incumplir las reglas al permitir que personas pusiesen en alquiler habitaciones individuales en sus viviendas y amenazó con bloquear el acceso su página web en Cataluña si no introducía cambios en su forma de proceder.

No obstante, en un movimiento alabado por Airbnb, el gobierno catalán regional estableció el mes pasado nuevas reglas más simples para personas con viviendas que pusieran en alquiler habitaciones.

Desde la celebración de los Juegos Olímpicos en 1992, la capital catalana ha experimentado un crecimiento estratrosférico de turistas, y es conocida tanto por las despedidas de solteras como por atraer a turistas de cruceros y también a los interesados por la cultura, como las obras de Picasso y los edificios modernistas de Gaudí.

España espera alcanzar este año una cifra récord de 68 millones de turistas extranjeros y espera que los miles de millones de euros contribuyan a reactivar la recuperación de la crisis económica en España.

El turismo es el responsable de 400.000 empleos en Cataluña, alrededor de un 13 por ciento del total del empleo, y supone en torno a un 12 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB) de Barcelona, ciudad de la que procede el actual vencedor de la Liga de Campeones.

Una familia se hace una 'selfie' delante de un local en el barrio gótico de Barcelona./ REUTERS/Albert Gea

Una familia se hace una 'selfie' delante de un local en el barrio gótico de Barcelona./ REUTERS/Albert Gea

Excesos

Pero los 27 millones de personas que visitaron el año pasado una ciudad de 1,6 millones de habitantes, la procesión inacabable de turistas que se pasean por Las Ramblas, la calle más popular de Barcelona, la parte vieja de la ciudad y un puerto lleno de yates lujosos, está empezando a desbordar la paciencia de sus habitantes.

Los residentes de la Barceloneta, una barrio de clase trabajadora cercano a la playa de Barcelona, convocan manifestaciones con cierta regularidad para protestar contra la presión creciente del turismo y el mal comportamiento de algunos turistas, que dicen, se emborrachan y orinan en las calles y están de fiesta hasta altas horas de la madrugada.

Un objetivo de estas manifestaciones va dirigido contra las personas que cada vez con mayor frecuencia alquilan habitaciones o apartamientos a turistas, sirviéndose de páginas web como Airbnb.

"Con el tema de los pisos turísticos lo que se está haciendo es encarecer mucho más la zona. Los pisos que podrían alquilarse perfectamente por 300, 400 euros se alquilan por 600, 700 (euros) ... más que nada por la especulación inmobiliaria que está viviendo la Barceloneta", dijo Oriol Casabella, portavoz del grupo de vecinos de La Barceloneta.

"Si esto no se para llegará un momento que nos van a expulsar porque hay mucha gente que no puede pagar estos pisos" - Casabella

"Creemos que al final si esto no se para (...) llegará un momento que nos van a expulsar porque hay mucha gente que no puede pagar estos pisos de alquiler o de propiedad", dijo a Reuters.

Los residentes de la Barceloneta han encontrado un aliado en Colau, quien durante la reciente crisis económica de España hizo campaña contra el desahucio de personas que no podrían afrontar el pago de sus hipotecas.

Colau dijo que el turismo ha encarecido el precio de la vivienda en la parte vieja de la ciudad de Barcelona, contribuyendo a expulsar de esta área a personas de clases más bajas y gente mayor, y que si los comercios de las grandes multinacionales acababan por expulsar a los pequeños comercios familiares, esto también reduciría atractivo para los turistas.