Público
Público

¿Adiós a las armas?

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Aunque el vídeo de ETA fue entregado en la Gare du Nord, una de las estaciones de tren de París, su difusión hacia los cuatro puntos cardinales partió de los estudios de la BBC en Londres, donde, a propósito, discurren las escenas importantes de la obra de teatro de Oscar Wilde La importancia de llamarse Ernesto, cuyo leitmotiv es la mentira o, si se quiere, la doblez. Gwendolin (Gundelina), objeto del galanteo y embustes de Jack Worthing y Algernon Moncrieff, sabe que ambos la intentan enredar. Y si bien ella y su amiga Cecilia (Cecily) deciden que no les creen, coinciden en la 'admirable belleza' de sus explicaciones.

Y es entonces cuando Gundelina suelta una frase memorable: 'En cuestiones de grave importancia lo esencial es el estilo y no la sinceridad'.

A cinco días ya del comunicado por el cual la banda terrorista ponía en conocimiento su decisión de no emprender 'acciones armadas ofensivas', retroactiva a meses atrás, las noticias que han seguido responden a la 'normalidad' con la cual el Gobierno acogió la declaración. José Luis Rodríguez Zapatero, en su primera reacción, reveló que 'lo esencial es el estilo' cuando, tras mostrarse 'profundamente decepcionado', advirtió de que 'ya solo vale el abandono de las armas para siempre' y concluyó: 'Eso debe saberlo la izquierda abertzale. Y lo sabe'. Pero la izquierda hizo como si no lo supiese, pese a los esfuerzos desplegados por Jesús Eguiguren, presidente del PSE, y convocó para festejar el comunicado de ETA a una manifestación en Bilbao para mañana sábado. Ayer, el juez Ismael Moreno dictó un auto prohibiéndola. Como dijo el presidente, 'los que están fuera de la legalidad porque no condenan tajantemente la violencia están ahora en la misma situación que antes del comunicado, exactamente la misma'.

Y esto también forma parte del 'estilo' al que se ha aludido. En otros términos: tiende a rebajar, por así decir, la importancia del comunicado y situarlo en el sempiterno campo de maniobras tácticas y estratégicas de ETA. Y aunque lo es, ello no puede ocultar la gravedad de lo que está ocurriendo. Y esta 'gravedad' no es lo que Jaime Mayor Oreja denuncia un día sí y otro también, a saber, la 'tregua fáctica' en acuerdo con el Gobierno. La gravedad es que la banda terrorista empieza a reconocer, por su derrota política y policial, su estación término.

El 'estilo' de Zapatero yRubalcaba es minimizar cara a la galería la importancia de estos hechos y situarlos en una rutina ya conocida, actitud que es simétricamente opuesta a la que se puso en práctica con el llamado 'proceso de paz', cuando bajo luz y taquígrafos el Gobierno se deslizó en un laberinto perverso. Pero, atención, la actitud comedida no oculta, como pretende Mayor Oreja, un pacto subterráneo. Lo que refleja es que siendo importante lo que se está consiguiendo en el camino a la liquidación de la banda es necesario amarrar el final. Aquí el único proceso, pues, es el de acoso y derribo. Si la prueba del nueve que invocan Mayor y Rajoy es la presencia de los socios de ETA en las instituciones de cara a las próximas municipales han perdido su apuesta de antemano Porque no habrá tal presencia. El Gobierno se equivocó en 2006 y se ha cargado de razón para ser inflexible.