Público
Público

El ADN 'resuelve' dos violaciones y un crimen en diez días

Engrosaban desde hace años los ficheros de casos sin resolver

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un asesinato de 1994 que amenazaba con permanecer impune. Una brutal agresión sufrida por una turista hace nueve años cuyos tres autores parecían no haber dejado prácticamente huellas. Y una violación perpetrada en enero de 2007 sobre la que parecía no haber pistas. Los análisis de ADN han permitido a la policía resolver en sólo diez días tres casos que engrosaban desde hace años los ficheros de casos sin resolver. Y todo ello gracias a una ley orgánica que permite a la policía desde 2007 tomar muestras biológicas de todos los detenidos por delitos graves y cruzarlos con los vestigios recopilados en su día en los lugares donde se han cometido delitos.

El último caso resuelto gracias al laboratorio ha sido la violación hace cuatro años de una ciudadana británica en un portal del centro Murcia. En el lugar de los hechos los agentes localizaron entonces vestigios biológico del agresor, que pasaron a engrosar el fichero de perfiles anónimos. Estos dejaron de serlo hace sólo unos días. El cruce informático de datos permitió comprobar que el autor de aquel asalto era la misma persona que hace sólo unos meses, en mayo de 2010, había intentado violar a una joven en los aseos de una sala de fiesta en la misma ciudad, un joven de 22 años.

Algo parecido ocurría unos días antes en Las Palmas de Gran Canaria. La policía detenía a Miguel Isidro M. H., un hombre de 43 años del que había conseguido su perfil genético tras ser arrestado en 2009 por un asalto con violencia. Entonces, el cruce de datos sólo permitió relacionarle con un robo cometido dos años antes en el robo en un edificio de la capital canaria, donde se encontró una colilla con restos biológicos suyos.

Sin embargo, el reciente análisis a los vestigios de orina encontrados en la vagina del cadáver de Yolanda Tabares, una mujer que fue estrangulada y violada en su domicilio en enero de 1994, permitió concluir que él era también el presunto autor de este crimen.

Días antes, la policía había detenido en Málaga a los tres presuntos autores de una brutal violación sufrida en 2001 en un descampado de Torremolinos (Málaga) por una ciudadana británica. Dos de los autores, hermanos, fueron detenidos en octubre por lesiones y amenazas, y les tomó una muestra de ADN. Semanas después, el laboratorio concluyó también que eran suyos los restos de semen encontrados casi una década antes en la ropa y cuerpo de la víctima. Poco después, era detenido el tercer autor, primo de ambos.

DISPLAY CONNECTORS, SL.