Público
Público

AENA califica de "incidente local y aislado" las bajas simultáneas de los controladores de Barajas

Su presidenta asegura que si se detectan que las bajas fueron irregulares se sancionará a los empleados del aeropuerto madrileño

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Su presidenta asegura que si se detectan que las bajas fueron irregulares se sancionará a los empleados del aeropuerto de Barajas

La presidenta de AENA, Encarnación Vivanco, ha calificado hoy de 'incidente local y aislado' los retrasos de vuelos del pasado 2 de enero en el aeropuerto de Madrid-Barajas debido a la baja por enfermedad de varios controladores aéreos que debían trabajar ese día.

Vivanco ha argumentado, en su comparecencia a petición propia ante la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados, que el colectivo de controladores de Barajas, que cuenta con 144 profesionales, representa sólo un 6 por ciento del total de 2.332 con los que cuenta la red de los aeropuertos españoles en su conjunto.

Ha asegurado, asimismo, que Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) está investigando a los controladores implicados en el incidente del 2 de enero y si se detectan irregularidades se procederá a la apertura del régimen sancionador previsto para estos casos en el convenio colectivo profesional.

Pese a considerarlo un hecho local y aislado, la presidenta de AENA ha reconocido la repercusión que tuvo ese incidente en el resto de los aeropuertos españoles debido a la localización geográfica de Barajas y su funcionamiento como hub (centro de interconexiones).

También ha reiterado sus disculpas a los viajeros afectados de las demoras y cancelaciones que se produjeron el 2 de enero, cuando la puntualidad media del aeropuerto madrileño se redujo al 30,9 por ciento, mientras que la habitual es del 75 por ciento. No obstante, ha recalcado que ya en diciembre pasado la puntualidad media de los vuelos en Barajas bajó al 58 por ciento por problemas colaterales como la supuesta huelga de celo de los pilotos de Iberia.

Debido a ella, en la terminal T-4, donde opera Iberia, la puntualidad se redujo en diciembre al 48 por ciento frente al 73% de las otras tres terminales, mientras que el día del incidente de los controladores en la misma terminal la puntualidad media descendió hasta el 23,1 por ciento frente al 40 por ciento que tenían la T-1, la T-2 y la T-3 en su conjunto.